Año nuevo, carro nuevo: ¿realmente conviene comprarlo?

Columna ¿Cuánto sabemos de carros? escrita por Juan Távara

Una gran mayoría de personas hasta por cábala deciden comprar carro nuevo finalizando el año de manera que al iniciar el siguiente ya lo tengan inscrito a su nombre. Otros optan por hacerlo luego de asistir a los mal denominados “motor shows” peruanos donde las marcas apoyados por la banca, ofrecen descuentos “imperdibles”, ofertas que conducen a conseguir tasas de intereses bancarias mucho más bajas que las convencionales y que van de acuerdo con la calificación y riesgo del cliente o aquellas en las que no se aplica promoción alguna.

El olor a nuevo siempre atrae, a nadie se le puede quitar esa satisfacción, la sensación, el gusto de comprar y conducir un carro nuevo, ir a un concesionario y salir con el modelo de la marca que siempre se soñó, por el que se dejaron de lado muchos gastos superfluos para completar la inicial y asumir el crédito vehicular o para pagarlo al contado evitando endeudarse por el tiempo que dure el compromiso crediticio.

En los cientos de veces que Carros Ok ha recibido para la venta unidades seminuevas o poco usadas de quienes decidieron renovar por modelos más recientes y/o, porque se requería venderlos por diferentes circunstancias; innumerables vehículos mantenían sus plásticos protectores con los que salieron de tienda incluidos los stickers de aduanas pegados en alguno de los vidrios de las puertas como sinónimo de que este fue adquirido “0” Kms diferenciándolo cual si fuera una cualidad que le permitirá obtener un mejor precio final.

Estas son algunas de las razones por las cuales explicaré si, ¿realmente conviene comprar un carro nuevo al iniciar o finalizar el año?

En principio, es necesario verificar si el carro elegido es verdaderamente un cero kms., debido a que muchos de ellos tendrían al menos 10, 50, 100 y hasta más kms de recorrido, originados al moverlos desde aduanas hacia el concesionario cuando no se trasladan con los vehículos usuales para estos casos. Se genera movimiento en kilometraje al desplazarse en el almacén aduanero, del importador o del dealer para mejorar el flujo de otros que ingresarán, porque ya se vendieron o porque se usaron para test drive.

En estas condiciones, el vehículo soñado y considerado un “0” kms., realmente ya no lo es como quien lo adquiere tampoco es el primer conductor, lo cual le quita el verdadero placer y la satisfacción de subirse y manejarlo por no ser el primer piloto.

Cuando las marcas realizan promociones de precios, rebajas, descuentos u ofertas, estas buscan eliminar inventarios porque tenerlos en los almacenes representa asumir costos logísticos, financieros, comerciales, entre otros. Al hacer caja, el importador o representante automotriz tiene la posibilidad de comprar en volumen a menores precios de manera que le compense las rebajas otorgadas para mejorar sus cifras de ventas, también; porque el precio de entrada aplicado fue demasiado alto e impidió lograr resultados satisfactorios.

Por lo tanto, el beneficiado sería la marca y no el consumidor final debido a que, si esas unidades llegan al siguiente año, estos carros ya tienen cierto nivel de obsolescencia, mucho más cuando globalmente el fabricante devela la nueva versión con actualizaciones y variaciones totales o solo estéticas y de equipamiento llevadas a cabo en menos tiempo que los que realiza su competencia.

Por su lado, cuando el vehículo adquirido difiere en la fecha de adquisición y la de fabricación, al decidir venderlo no primará la fecha de compra ni el año del modelo sino el de producción, en consecuencia se conseguirá un pobre valor de rescate final o un precio que dependerá del valor de mercado, del costo de oportunidad, de especular para conseguir un precio más alto, del momento actual, de la posición competitiva que ocupa la marca que no necesariamente será la misma que cuando se adquirió, mucho más si el entorno competitivo se torna sumamente agresivo en el que todos optan por mejorar sus resultados.

Además, porque desde mi particular punto de vista, el sector seguirá compitiendo vía precios antes que por calidad insistiéndose por expandir el mercado para evitar seguir retrocediendo tal y como ya ocurrió el 2018 que cerró con 167,098 unidades entregadas, mientras que el 2017 se vendieron 180,281 carros nuevos generándose una caída de -7.3% equivalentes a una reducción de – 13,183 vehículos entregados entre uno y otro año.

Mi recomendación es que decidan por lo que consideren más conveniente, ¿año nuevo y carro nuevo o año nuevo y carro seminuevo con poco o escaso kilometraje, como los que ofrece Carros Ok, pero con un valor más bajo por la depreciación del modelo y la marca? En el link que les copio la SUV vendida en US$18,000 recorrió menos de 23,000 kms, habiéndose pagado US$31,000 incluidos todos los opcionales de personalización.

https://carrosok.com/pe/carros/producto/toyota-rav4-2016-2017-motor-2-0-dual-mecanica-ocasion/

Los espero la próxima semana

Juan Cristóbal Távara Balladares cuenta con más de 38 años de experiencia comercial en mercados masivos, selectivos, industriales y de servicios que lo han llevado a convertirse en especialista e influencer en el sector automotriz. Siendo bachiller en economía, marketero, técnico en administración y por encantarle los vehículos evalúa tendencias del mercado para escribir sobre temas relacionados con la industria automotriz. Como CEO de www.carrosok.com al ubicarse al lado del usuario y/o consumidor, tiene un enfoque 100% orientado hacia al cliente que ha sido determinante para construir relaciones sólidas y duraderas con quienes él y su empresa realizan y han realizado negocios.

 

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe