Autos vs Ciudad

En los últimos meses hemos sido testigos del enfrentamiento entre la Municipalidad de San Isidro y la Municipalidad de Lima por la decisión de esta última de crear un tercer carril en la avenida Aramburú.

Escribe Vivian Burga – Cisneros Pisetsky

No es novedad la limitada capacidad vial para facilitar la circulación de vehículos que va en aumento año tras año en nuestra capital. Es un problema latente que nos afecta hace varios años, sin embargo hasta el momento no ha podido ser resuelto por los últimos gobiernos locales a nivel de Lima metropolitana. Pero lejos de explicar las causas de este problema, que son entre otros, consecuencia de un crecimiento descontrolado y desordenado de la ciudad en las últimas décadas, es necesario entenderlo y analizarlo a fondo para poder plantear soluciones eficientes y a largo plazo dentro de una política de ciudad sostenible.

ANTECEDENTES

Vivimos en una Lima diversa y compleja, fundada por los españoles en 1535 con una trama de damero y calles estrechas típicas de la época y que, posteriormente en la época republicana, fue creciendo de manera planificada hacia principios del siglo XX con la creación de vías principales como la Av. Arequipa, Paseo de la República y Salaverry, que conectaban con los diferentes balnearios de la época. Pero lo que sucedió a partir de 1930 fue un crecimiento demográfico y urbano sin precedentes que derivó en la Lima actual que todos conocemos, una metrópolis que actualmente ocupa el quinto lugar dentro de las ciudades más pobladas de América Latina. Esta ciudad creció sin planificación, razón por la cual no cuenta, en varios lugares, con los servicios básicos de saneamiento como agua, luz, y desagüe o de equipamiento urbano como escuelas, hospitales, así como áreas verdes, vías de acceso, etc.

Lima pasó de ser una ciudad con 661 508 habitantes, según arrojan las cifras del INEI para 1940 a más de 8 millones en un periodo de 60 años. Era de esperarse, entonces, que las vías de circulación calculadas para poco más de medio millón de habitantes colapsaran frente a la actual demanda. Y si bien se han realizado mejoras en cuanto a infraestructura vial tales como viaductos, puentes, intercambios viales, vías expresas y pasos a desnivel como fórmula para solucionar los constantes congestionamientos estos no han sido suficientes.

EL PROBLEMA

Muchos creen, ingenuamente, que la solución a la congestión vehicular se encuentra en talar los pocos árboles que quedan en las bermas centrales y crear más carriles (caso de la Av. Aramburu), y sí, tal vez esta sea una solución temporal, pero al cabo de unos años nuevamente estas vías colapsarán. Tal vez la creación de grandes autopistas funcione en ciudades donde se previeron los espacios suficientes para la creación de las mismas, pero en una ciudad como la nuestra que ha crecido de manera descontrolada, ya no hay espacio donde implementarlas, y para ello habría que recurrir a la expropiación de casas y edificios ubicadas en el centro de la ciudad, lo cual sería un proceso muy complejo. No importa cuanto más amplíen los carriles de las vías actuales, siempre serán insuficientes pues el parque automotor sigue en aumento. Según las últimas cifras del INEI, este ha crecido un 62% en el periodo del 2004 al 2012, y en los últimos años esta cifra ha alcanzado las 100 mil nuevas unidades por año aproximadamente. Entonces, ¿qué alternativas reales hay de solución a largo plazo y que además no involucre el sacrificio en vano de las escasas áreas verdes en nuestra desértica ciudad?

SOLUCIONES TRANSPORTE

PUBLICO DE CALIDAD

Considero que este es uno de los puntos clave para disminuir el congestionamiento vehicular en Lima y al mismo tiempo el reto más grande. Y por qué reto, porque ya sabemos que el transporte público en Lima es de pésima calidad, razón por la cual las personas prefieren estar atoradas dos horas en el tráfico de hora punta antes que subirse a una “combi”. Y para cambiar esta situación toca a la Municipalidad de Lima reordenar y controlar a las empresas de transporte que brindan dicho servicio. De hecho, la Municipalidad de Lima, en la Gestión de Susana Villarán, puso en marcha la Reforma del Transporte con la Creación de un Sistema Integrado de Transporte que entro en funcionamiento con el cuestionado Corredor Azul, el cual se ha visto parcialmente paralizado con el cambio de gobierno municipal. Muchos estudios apuestan por el transporte público como solución al congestionamiento ya que permite trasladar una cantidad considerable de personas ocupando menos espacio en las autopistas. A lo anterior se suman los servicios de transporte urbano rápidos como el Metro de Lima y el Metropolitano que te permiten ahorrar horas de traslado de un lugar a otro, soluciones que sin duda deben seguir implementándose en más ejes principales de la capital como podrían ser la Av. Javier Prado.

CICLOVÍAS

Suena surreal, pero en países como Holanda, ya es una realidad, más de un tercio de los viajes son hechos en bicicletas y este número asciende a 38% en Ámsterdam. Ir a trabajar o movilizarse en bicicleta no sólo ayuda a descongestionar el tránsito vehicular sino que nos hace ciudadanos más saludables en cuerpo y mente. El reto aquí es crear un sistema de ciclovías conectado en toda la ciudad para incentivar al ciudadano a movilizarse en este medio. Esta política ya está siendo implementada por distintas municipalidades a nivel distrital sin embargo falta generar una integración a nivel metropolitano.

CIUDADES COMPACTAS

Lima recorre de Sur a norte una extensión de 100 km. Este es otro punto clave ya que será un poco difícil ir a trabajar en bicicleta si te desplazas desde Chorrillos hasta por ejemplo Comas. Pero si en cada región de Lima, existieran todos los servicios y equipamientos no sería necesario recorrer tantos kilómetros de distancia para ir a trabajar o estudiar lo cual reduciría enormemente el desplazamiento diario de miles de vehículos particulares aliviando así el congestionamiento vehicular.

CONCLUSION

Para mejorar la fluidez del transporte en nuestra ciudad es necesario que dejemos de pensar de manera individual y apoyemos las iniciativas municipales que apuesten por la mejora de un sistema de transporte público que solucione sustancialmente los problemas de congestión vehicular, incentiven la práctica de actividades saludables como el uso de la bicicleta y que velen por la calidad de vida de sus ciudadanos. //

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe