Capital mundial del vino

Situada en Bordeaux, La Cité du Vin es una infraestructura cultural inédita dedicada al vino como patrimonio cultural, universal y vivo. Ofrece un viaje espectacular alrededor del mundo, a través de todas las épocas y de todas las culturas. Visita obligada.

Escribe Juver Aliaga

Bordeaux es la capital mundial del vino, paso obligatorio para los amantes de la vitivinicultura. Es aquí donde hace algunos años se comenzó la edificación de La Cite Du Vin, un lugar único que rinde culto a esta bebida. Este bello e impresionante museo contemporáneo inició su construcción en el 2008 y la finalizó e inauguró en junio del 2016. La Cite está compuesta por más de dos mil quinientas piezas de aluminio y vidrio repartidas en toda la edificación, los pequeños vitrales de color oro y plata dejan pasar los rayos del sol iluminando el interior, y en el exterior sus colores da una sensación de movimiento que ensambla perfectamente con la naturaleza. La Cite se eleva en 8 pisos con 55 metros de alto y 13,350 metros cuadrados de área para visitar. Fue diseñada en círculo para evocar el movimiento y flujo ininterrumpido, como si fuera una copa de vino en movimiento, al mismo tiempo sus curvas juegan con el entorno del rio Garonne que lo circunda.

La Cite du Vin ofrece un espectacular viaje virtual el mundo del vino, a través de las diferentes etapas evolutivas e innumerables culturas y civilizaciones. Llegar a la Cite es muy fácil desde el centro de Bordeuax, se puede hacer en tranvía que te deja a 20 metros del ingreso principal, o si se viene en auto tiene un parking a 50 metros de la entrada. Ingresando se encuentra la recepción donde se puede comprar la entrada, la cual dependerá del tiempo que tenga para su visita, ya que para visitar y disfrutar de todo, se necesita más de un día. El recinto está bien estructurado para que pague lo justo y pueda pasar una interesante y cómoda estadía. Ya dentro lo primero que se encuentra es una boutique temática, donde se puede encontrar lo inimaginable en accesorios para el vino, libros, además de souvenirs como polos con frases alusivas, copas para cada diferente tipo de uva, mandiles, descorchadores en diversos modelos y el famoso Coravin, esta vez en su versión de bolsillo (utensilio que sirve para consumir el vino de una botella, poco a poco, sin riesgo a que se estropee con el oxígeno), etc.

Siguiendo el recorrido encontramos una maravillosa tienda de vinos, brasserie y bistrot, llamada Latitud 20, nombre que le pusieron haciendo referencia a que la mayor parte de los viñedos en el mundo están sobre esta latitud, y además porque la fonética de la palabra veinte en francés, se pronuncia muy parecido a palabra vino en la misma lengua. Esta boutique es más que una tienda de vinos, es una biblioteca, donde encontramos 800 vinos de diferentes referencias llegadas de 70 países con un total de 14,000 botellas en el interior. Lo interesante de esta biblioteca, es que se ofrecen una amplia gama donde la relación calidad/precio es prioridad. Los vinos son seleccionados por un comité de degustación de profesionales y amantes del vino con Michel Rolland, enólogo de renombre, como presidente honorario en el equipo.

Además de las ventas, aquí se realizan degustaciones personalizadas de todo tipo, maridajes e incluso degustaciones con enólogos de la región. Tienen un bistrot donde se puede comer desde un menú del día y tapas con posibilidad de pedir para llevar y para hacer la propuesta más completa, encontramos una brasserie con una decoración contemporánea donde podemos degustar platos internacionales maridados con vinos de la misma región o país, toda una propuesta para deleitar al más, exigente visitante en donde disfrutara al máximo. Siguiendo con la visita, todos tienen derecho a acceder a un guía portátil personal, conectado a un dispositivo innovador que detecta tu ubicación y establece automáticamente el contenido apropiado. La guía digital te explica todo en tiempo real y además la puedes configurar hasta en idiomas. También es importante acotar que las áreas tienen acceso para discapacitados. Y los más pequeños también pueden comenzar a aprender de vinos. Toda la información interactiva para ellos es muy similar, pero la mayor diferencia es que el contenido está ilustrado en forma amena. Esto hace que sea muy divertido y definitivamente atractivo para los niños.

Ya con su guía portátil se puede acceder a todas las atracciones, aquí detallamos las más relevantes, como por ejemplo una visita virtual a los viñedos del mundo que son proyectadas en 3 pantallas gigantes, en un amplio espacio, donde disfrutas de las mejores vistas de las viñas, con explicaciones sencillas para comprender mejor la diversidad de sus suelos, climatología y topografía. Las tomas panorámicas nos dan la sensación de estar sobrevolando cada uno de los hermosos parajes donde se cultivan las uvas. Luego encontraran una serie de globos interactivos donde podrán ver como se difundieron las vides en el planeta y como se desarrolló el comercio internacional del vino. La mesa terroir es una estación táctil, donde puedes elegir entre 50 enólogos de 10 diferentes regiones vitivinícolas en el mundo, en la cual ellos te explicaran sobre sus regiones vitivinícolas, tipo de cultura, elaboración y crianza, además de algunos de sus secretos son los cuales obtienen esos deliciosos caldos.

“Con su guía portátil se puede acceder a todas las atracciones, como por ejemplo una visita virtual a los viñedos del mundo que son proyectadas en 3 pantallas gigantes, donde disfrutas de las mejores vistas de las viñas”.

Otro de los atractivos es una línea de vides hechas en madera, cada una con tables táctiles que te permiten descubrir actividades puntuales que el hombre realiza para cultivar las uvas, como por ejemplo, vendimias, elaboración, crianza y otros. A un lado podrán ver 6 botellas de vinos gigantes, cada una dedicada a uno de los tipos de vinos que existen, presentando de manera virtual su historia, sabores e historia. Una de las actividades más interesantes para los que aman la historia, es El vino sobre el agua. Para ello hay 5 paneles animados que ilustran las grandes rutas fluviales y los cruces oceánicos que fueron llevando al vino a los diversos mercados por todo el mundo siguiendo la línea del tiempo. Y si les gusta la aventura, podrán subir a bordo en un bote virtual con 50 personas y viajarán a través de los mares y la historia, con la sensación de movimiento incluida, una maravillosa aventura que les hará descubrir un poco más del vino.

La galería de civilizaciones los llevará por una aventura arqueológica en busca de grandes civilizaciones del vino, desde el inicio hasta los últimos tiempos. Para relajarse por un momento se pueden sentar y apreciar una cena muy especial con personajes ilustres de todos las épocas discutiendo de sus grandes y famosos vinos favoritos, personajes que amaron el vino como Voltaire, Churchill, Napoleón, etc. También está el llamado buffet de los 5 sentidos, donde usted podrá participar de talleres de degustación animados, que introducen al visitante al arte de probar y despertar los sentidos, con una profusión de colores, imágenes, sabores y aromas. Es muy fácil poder guiarse y si tienen alguna pregunta sobre cualquier tema relacionado al vino y marketing de vinos, usted puede tener una reunión virtual con expertos de este bello mundo del vino, especialistas, sommeliers y enólogos importantes aclararán sus dudas. Visitar La Cite Du Vin es una experiencia que de seguro jamás podrá olvidar, es recomendable que tome su tiempo para ello. //
* Sommelier

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe