Codorníu Raventós es tradición y excelencia

El grupo Codorníu Raventós es la empresa familiar más antigua de España y la número 17 del mundo y cuenta con 460 años de historia dedicados a la elaboración de vinos y cavas de alta calidad. Conversamos con el enólogo principal de esta importante casa de vinos, Bruno Colomer.

Escribe Omar Amorós*

El Cava es la denominación de origen española de vinos espumosos elaborados por el método tradicional y uno de los productos más cotizados del mundo. Para que un cava como el de Codorníu sea de máxima calidad se necesita que cada parte del proceso sea perfecta, desde el cuidado del viñedo hasta como se trata, prensa, fermenta y embotella el producto. Para el experto cada parte es importantísima. Si se tiene un mal viñedo pero un buen prensado no se tendrá un buen producto, es igual si se tiene un buen viñedo y un mal prensado. “No tiene que ver nada expuesto al azar ni a la suerte. Todo tiene que estar controlado, saber cómo sale el producto, como empezamos y acabamos, porque es toda una responsabilidad. Nuestro cava tiene que ser bueno hoy, mañana y siempre”.

Codorniu.

Colomer nos cuenta que un 75% de las empresas que fabrican cava lo hacen a partir de un vino base y solo el porcentaje restante se embarca desde un inicio en la fabricación del espumante. Codorníu está dentro de este pequeño porcentaje y eso hace la diferencia. Es precisamente esto el factor más importante: disponer de tu viñedo, cultivarlo como tú quieras, podarlo y controlar todos los factores que se tienen que trabajar para obtener un producto de calidad, nos expresa. Bruno Colomer no es el típico enólogo, no procede de las zonas de producción de cava, su padre tenía una empresa textil. Le gustaba tanto las actividades al aire libre y la naturaleza que decidió estudiar para ingeniero técnico agrícola en Barcelona donde tuvo como profesor del curso de industrias fermentativas a quien fue el anterior enólogo de Codorníu quien le hizo querer la profesión y el arte de hacer vino y fue quien le propuso estudiar enología.

En el importante grupo familiar tiene un poco más de 10 años, antes laboró en otros grupos familiares más pequeños y lo que más le agobiaba, al principio, era no conocer todas las instalaciones -porque en una empresa chica lo dominas todo-, pero en Codorníu existe un equipo para cada parte y tuvo que aprender a trabajar precisamente en grupo. Pero eso ha sido muy reconfortable para él. El reconocido grupo vitivinícola tiene un sistema único en España de clasificación del viñedo. Es decir, cada viñedo dará un tipo de cava distinto. Por ejemplo, los de su marca Anna de Codorníu siempre son los mismos y así todos sus productos cultivan sus propias uvas y tiene un proceso distinto, ya sea a mano o a máquina, de noche, de día, como se crea conveniente para cada cava. Y es en función del tándem viñedo –cava que se determina el precio– público. “El secreto para ofrecer un cava de calidad es la consistencia de la materia prima” puntualiza el enólogo.

Los consumidores actuales están aprendiendo a beber el cava como se bebe en Barcelona (Cataluña) acompañando a las comidas (saladas) desde el principio al final. El gran cambio que Bruno ha visto en las nuevas generaciones de consumidores de este espumante es no considerarlo solo para un brindis después de un postre, sino también para las comidas como un aperitivo o acompañante de por ejemplo un pescado o de un asado. “A mí ya no me extraña ver cada vez más a gente bebiendo cava con la comidas y el Perú no es la excepción. Uno de nuestros últimos lanzamientos fue el Anna de Codorníu Ice Edition un cava dulce, preciso para consumir en mesa y para hacer cocteles, sobre todo con frutos ácidos. Ha sido un exitazo. En Perú hicimos varias presentaciones del producto”.

Con este cava dulce se puede hacer un coctel tipo gin tonic. Colomer nos da una sencilla receta: una copa balón la llenamos de hielo y le colocamos unas medias lunas de lima, naranja o piña y vertimos el cava, también se le puede echar una hojita de menta. Con esta mezcla se consigue un equilibrio porque el añadir el ácido de la fruta reduce el dulce natural de la bebida. Para nosotros y para Bruno Colomer nos queda claro que un cava como el Anna de Codorníu Ice Edition es perfecto para tiempo de fiestas, de celebraciones, para compartir entre amigos al aire libre o por la noche. “Es un cava muy agradable al paladar, equilibrado y apetitoso. Da tantas ganas de beberte varios y lo mejor es que no tiene mucho grado alcohólico. Es perfecto para esta temporada de verano”.

*Editor de Cocktail

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe