El clásico glamour de Martini

¿Qué debe hacer una marca como Martini que produce bebidas aperitivas de característico sabor amargo para incentivar su consumo y utilización en un país como el nuestro cuyo paladar es generalmente dulce?

Escribe Omar Amoros* / Fotos Jaime Cuellar

Esa fue la interrogante que desde un principio intentó responder la sommelier argentina Laura Muñiz, Brand Ambassador de Martini para América Latina y el Caribe. “La función de la coctelería es equilibrar los sabores, y las bebidas de Martini suman mucho a eso porque son fáciles de mezclar y de una graduación alcohólica relativamente baja comparadas con otras”. Lali (como la llaman) afirma que en Perú hay un buen uso de los vermouth y los bitters en la actual coctelería, cuya tendencia es volver a lo clásico.

Martini es una marca mundialmente conocida. Todo el mundo sabe de ella aunque no la haya probado. Muchos la conocen gracias a James Bond y pocos conocen que hace espumantes, pero Martini es mucho más que eso. Es un estilo de vida, su esencia es juntar a las personas y sus inicios se diferenciaron de otras bebidas por su visión empresarial, lo que originó su rápida expansión.

Ajenjo, planta bendita

El vermouth nace en Italia, si bien la palabra que le da nombre es de origen alemán, que significa ajenjo (nombre científico Artemisa Absinthium), planta herbácea aromática utilizada en su elaboración. Esta hierba que tiene ciertas propiedades tóxicas y medicinales es la base sobre la cual se elabora este vino macerado y servido durante los aperitivos. Su aparición data del siglo XVIII como bebida medicinal y existe registro de él como bebida alcohólica desde 1773.

Martini nace como marca en 1863 gracias al esfuerzo de Alessandro Martini, empresario; Luigi Rossi, maestro herbolario y enólogo; y Teófilo Solá, contador. Al poco tiempo de juntarse Solá vende su parte y quedan solo Martini y Rossi quienes sacan adelante la empresa, produciendo su primer producto a finales del S. XIX, el Rosso. A principios del S. XX elaboran el Extra Dry y diez años después el Bianco, siempre en su casa matriz de la localidad de Pessione, situada a unos 20 Km al sudeste de Turín (Torino en italiano) al norte de Italia.

Estilo Martini

Gracias a la línea del tren que pasaba frente la fábrica de Turín se pudo extender rápidamente la marca, llegando en pocos años a Estados Unidos, Shanghái y Moscú. Martini siempre la tuvo clara, a donde llegaba siempre quiso mostrar el estilo italiano, no solo era producir un vermouth y venderlo. “Martini representa a Italia en sí misma. Los italianos son personas encantadoras que viven del disfrute de juntarse con amigos y del comer y beber”, resalta Laura Muñiz.

La  experta rescata que la hora del aperitivo nació en Turín, como la costumbre de juntarse con amigos después de trabajar y sociabilizar y es en los cafés donde se empiezan a tomar las bebidas amargas como el vermouth justo en la época en que Turín era la capital de Italia (1861 -1865) bajo el poder de los reyes de la Corte de Saboya, quienes fueron propulsores de la hora del consumo de este aperitivo.

Martini Racing

La marca en su afán de vincular ese tan sonado estilo de vida italiano no podía dejar de relacionarse con los deportes. En este caso con las carreras de autos y de bicicleta. Es a partir de 1925 que empezó a patrocinar las carreras con el Gran Premio de Ciclismo de Turín. Naciendo en 1958 el Martini International Club, el Le Mans en los 70, los rallys en los 80, y los tours en los 90. También realizan competiciones para los bartenders, motivándolos a mejorar su estilo de vida.

Laly, la dama Martini

Así como Martini cambia estilos de vidas, Laura Muñiz cambió el suyo. De haberse graduado y laborar como relacionista pública, estudió para sommelier y trabajó un buen tiempo en eso en Argentina hasta que vio la convocatoria de la clásica marca. Resuelta y segura decidió postular y después de un intenso proceso de selección quedó para el puesto.

Laura Muñiz, Brand Ambassador de Martini para América Latina y el Caribe.

Se considera una guerrera de las catas profesionales de las bebidas porque  muchas veces lo que observa en la coctelería es que no se toma el momento de catar para describir correctamente una bebida para que el bartender sea capaz de servirla adecuadamente después; por eso con Martini está a favor de desarrollar nuevos cocteles en base a intensas catas.

“Mi visión de la coctelería y del beber es tener un momento agradable tomando algo rico y de forma moderada que se convierta en un momento de disfrute”. Y Martini es experto en eso y apuesta por el Perú para presentar sus nuevos productos como su línea de Riserva Speciale y Bitter que auguramos se convertirán en nuevos clásicos con estilo.

*Editor de Cocktail

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe