El Vino de la Semana: Ron Prohibido, el ron de México

En estas épocas de frío, los amantes de las bebidas consumimos un delicioso ron puro en copa de Cognac. Apreciando el añejamiento, los tostados, la cremosidad, el romance del tiempo y aquel terroir que decoró el espíritu del licor.

Para el que sabe beber comprende que el ron es universal, hay que saber apreciar las peculiaridades de cada denominación y su estilo de producción. Ahí es donde reside la maravilla del gourmand o practicante de la gastronomía. Cada bebida es un universo, historias que se cuentan y nos llenan de ilusión antes de enfrentarnos a una copa llena de misterio y devoción.

El ron es el hijo predilecto de la caña de azúcar, cuyo origen proviene del lejano oriente, adaptándose perfectamente al clima caluroso y húmedo del Caribe. Los árabes fueron los responsables de su introducción en el sur de España, desarrollando el proceso de fermentación del jugo de la caña de azúcar hasta su destilación. La historia dice que la mejor adaptación la tuvo en las Islas Canarias de donde Cristóbal Colón la llevó a las Antillas en su segundo viaje en 1493.

Los ingleses, franceses y holandeses conquistaron numerosas Islas del Caribe en el siglo XVII, expandiendo el cultivo de la caña a Barbados y Jamaica, llegando así a los principales países productores. La primera mención oficial de Rum aparece en un documento del gobernador de Jamaica en 1661, es más probable que el origen de esta palabra venga del nombre científico ¨saccharum officiarum¨. Con la llegada de los primeros alambiques al Caribe comenzó la destilación del jugo de caña de azúcar fermentado. En sus inicios se le llamaba “aguardiente caliente, infernal y terrible”, luego con los años se convirtió en una delicada bebida de conquistadores, reyes y reinas. La armada británica fue una gran impulsora en la expansión de su producción y consumo, regulando desde 1655 la distribución de media pinta diaria entre los marineros, tradición que mantuvieron hasta 1970.

Hoy tenemos una cultura muy fuerte entre los bebedores, usar un super ron para preparar cocteles, lo que se llama Coctelería Premium. Eso ha permitido ampliar el portafolio de rones espectaculares en el país y elevar la importancia de las barras y de por sí, los barmans. Es por eso que hoy les presento uno de mis rones favoritos y de muchos de mis clientes más exigentes el “Ron Prohibido”, un ron artesanal de Premium que se reposa y mezcla pacientemente en barricas desechadas de Jerez, reflejando el añejamiento y la influencia de las maderas utilizadas para su maduración a través de sus delicados e incomparables aromas y sabores.

Hacia el año de 1700 los barcos españoles llegaban al nuevo continente cargados de productos peninsulares y bodegas repletas de barricas que contenían vino de uva pasa, el cual se descargaba en la Nueva España; Para no regresar vacías aquellas barricas que contenían restos de bebidas, se llenaban de Ron “Chinguirito” aguardiente de caña de azúcar, producto elaborado en México, en el trayecto de regreso esta bebida recibía los dones de la madera y así, al llegar a España, poseía características exquisitas, por lo cual empezó a tener un gran auge entre los españoles, lo cual ocasiono que se viera como una amenaza para las bebidas de este país; el Rey prohibió la producción de esta bebida también llamado “Habanero” que recibía este nombre porque el de la Habana era el último puerto que tocaban los barcos antes de regresar a España.

El Reserva de Ron Prohibido tiene color ámbar oscuro con tonos rojos. Los primeros aromas percibidos son vainilla, caramelo, madera húmeda y nuez, conseguido por notas frutales. Su dulzura se caracteriza por una gran intensidad de frutas de casa como la uva, cereza y la ciruela. Además, es añejado 12 años por el método tradicional de solera con una combinación única de rones que te envuelve su largo final elegante de bombones y café.

Por otro lado, el Ron Prohibido Gran Reserva 15 años es una magia obligada en tu barra. Es inmenso en boca, súper sedoso, añejado 15 años en barricas de roble americano que previamente descansó en vino de uva pasa, lo que significa que el detalle aterciopelado es una receta secreta fenomenal. También tiene el sistema de solera, los aromas de este ron son muy especiales como por ejemplo la pimienta, la canela, el roble, el caramelo y la menta. Y en boca tiene una relación exquisita entre el anís y el tostado. La vainilla y el jugo de caña se siente en un largo final. Es perfecto para ocasiones para recordar.

Ambos rones se maridan perfectamente con algunos postres y quesos maduros fuertes, lo que se le llama el antimaridaje. Los catadores más osados lo maridan con carnes de alta calidad para aprovechar los ahumados.

José Bracamonte

Sommelier Marca Perú
Sommelier restaurante Baco y Vaca
Evian Brand Ambassador
#ArtSommelier
Instagram:@elvinodelasemana
e-mail: managerbracamonte@gmail.com

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe