Emanuel Soriano: “La historia de un personaje es más grande de lo que puedo significar yo”

Emanuel Soriano es uno de los actores jóvenes peruanos más sobresalientes de su generación. Con tan solo 30 años ha interpretado a diversos personajes en teatro, cine y televisión. Por estos días encarna a un ícono de nuestra literatura y del cine: Pantaleón Pantoja en la adaptación teatral de nuestro clásico: “Pantaleón y las visitadoras” en donde actúa, baila y canta.

Escribe Omar Amorós* / Fotos Nick Gutiérrez

Emanuel (cuyo significado es “Dios está con nosotros”) siendo de familia y educación católica, hizo su debut en su primera obra grande –estando aun en el colegio- con un rol que no pudo ser otro que de Jesús en el clásico musical Jesucristo Super Star, para luego hacer de Santo Domingo Savio para una película. Tenía 15 años y en ese entonces era muy religioso. Después de esas primeras experiencias estuvo en el taller de Bruno Odar en donde sus primeras actuaciones fueron tres figuras franciscanas, (parecía que estaba predestinado a interpretar religiosos), incluyendo a San Francisco de Asís y a un fraile pecaminoso en la serie La Perricholi.

Experiencia espirituosa

Muchas cosas han cambiado desde ese entonces, ahora tiene 30 años y ya no es tan religioso como antes, pero si espiritual. “Mi carrera se ha convertido en un camino de cómo crecer por dentro, cómo saber que el viaje no es para afuera. Saber que no es mirar arriba, sino mirar adentro. He aprendido a escucharme y a entenderme y eso me ha ayudado a poder observar y mirar a otros para captar su esencia y mi esencia y poder usarla en el escenario a partir de los personajes, a los cuales siempre les busco su humanidad, dejando de lado la culpa, que es un concepto que te impone mucho la religión”.

Siente que se ha rodeado de las personas correctas en los momentos correctos, que ha vivido las crisis correctas y cree que todo tiempo es perfecto para cada persona en su debido momento. “Hay cosas que no vemos en un principio aunque sean buenas o malas porque todo está muy cerca, pero cuando pasa el tiempo las ves con mayor claridad. Incluso llegamos a decir si no hubiese pasado por esto no sería lo que soy hoy”. Emanuel está muy agradecido con lo que ha conseguido hasta hoy y sabe que aún tiene mucho que aprender.

El material de los sueños

De actuar en algunas pequeñas obras y algunas series, su salto al estrellato fue en la pantalla gigante protagonizando la cinta nacional El Premio (2009) que lo hizo conocido y lo llevó a tener más participaciones en la pantalla chica. Vivir el paso de actuar en lo que te gusta y que nadie te reconozca, a actuar en lo que a todos les gusta y te reconozcan en la calle fue algo muy nuevo para él. A lo largo de los años ha aprendido la dinámica y adaptarse a la “famita” que va creciendo, pero sabiendo que es efímera porque un proyecto puede estar en sintonía con el público y todo el mundo te reconoce, y luego todo desaparece y el artista también desaparece un poco, nos explica. “Quizás calas realmente tú o tu personaje en las personas que en ese momento necesitaron ver esa historia y se identificaron o lograron ser marcados por tu personaje. Tuve que entender esa dinámica conmigo y aprender a actuar con los diferentes códigos, de cine, teatro y tv”.

En cine, películas como El Premio, El evangelio de la carne, Viejos amigos, Av. Larco, Dyango sangre de mi sangre, entre otras. Teatro (por mencionar solo algunas obras): Crónica de una muerte anunciada, El Plebeyo, Tebas Land, La Piedra Oscura, El curioso incidente del perro a medianoche. En Tv, series y telenovelas como La Perricholi, Mi amor el guachimán, Mis tres Marías, Colorina, Mi Esperanza hacen de Emanuel un actor de riesgos y transformaciones.

Instrumento para  contar historias

Fue con la obra El curioso incidente del perro a medianoche donde interpreta a Cristóbal; un joven de 15 años con síndrome de Asperger, que aprendió a ser un instrumento para contar historias mas que ser el protagonista de la misma o el actor que lo interpreta, a dejarse de lado para pasar a interpretar el personaje. “Creo que la historia que se cuenta y la historia del personaje es mucho más grande de lo que puedo significar yo”. “Cuando empiezas a vivir para lo que estás hecho y no te niegas a hacerlo, la vida misma te va llevando a donde te tiene que llevar…Trato de colocarme y estar en los lugares que me van a genera paz y tranquilidad”.

Como él mismo dice ya se siente como un poco adulto (risas) más maduro y preparado para las cosas que tengan que venir y quiera contar. Quiere crear sus propias historias (dirigir) y se está preparando para ello. Después de Pantaleón los próximos meses lo veremos en el cine por partida doble en Dyango 3 y El Correcaminos y también tiene pendiente un nuevo proyecto televiso con Del Barrio Producciones.

*Editor de Cocktail

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe