Este Judas es de los buenos

Sottano expande sensaciones en Lima con vinos boutique donde la elegancia y la calidad se aprecian desde el descorche. Vinos compactos y bien enfocados.

Escribe John Santa Cruz*

Luego del primer sorbo pude confirmar que el techo del malbec sigue siendo alto. Hace un buen tiempo sigo los taninos de este vino, que nace de las entrañas de Sottano, una firma que perteneció hasta el año pasado a la familia Sottano, linaje de larga data ligado a la vitivinicultura en Argentina. El abuelo, la primera generación, tenía una bodega en el corazón de Mendoza en los años 70’, pero su hijo decidió venderla por diversos factores. Los nietos, la tercera generación, retomaron el negocio familiar como Bodega Sottano, apuntando siempre a elaborar vinos de alta gama, logrando posicionar sus vinos en un nicho selecto y, con el tiempo, en todo un referente. Debido al éxito de ventas, el año pasado la marca fue adquirida por el grupo Vicentin, quienes manejan actualmente el portafolio completo de Sottano, respetando la filosofía de lograr vinos de calidad.
Pero como todos sabemos, la magia nace del terroir, y Bodega Sottano se aloja en la privilegiada Lujan de Cuyo, específicamente en Perdriel, con suelos generosos y una amplitud térmica ideal para el cultivo de uvas destinadas a vinos de alta gama. Son veinte hectáreas las que disponen. Las parcelas se encuentran numeradas y codificadas de acuerdo a las características de cada una. Tienen sembradas malbec y cabernet sauvignon desde el año 2000. En cuanto a los suelos, en Perdriel, ubicado a 980 msnm, son aluvionales y complejos debido a que son profundos, de rocas pequeñas con arcilla proveniente de su cercanía con el Rio Mendoza. Hay mucho drenaje debido a las rocas por lo que les permiten realizar viticultura de precisión. Así pueden controlar la cantidad de agua que se le otorga a cada planta.

 

(foto: internet- vinostripudium)

En Vista Flores cuentan con un viñedo ubicado a 1050 msnm, con noches muy frías y días plenos de sol. El suelo franco pedregoso les entrega rendimientos muy bajos, que les da una buena estructura y una marcada acidez en los vinos obtenidos. De Altamira, por su parte, nacen vinos de características particulares, con colores complejos y de gran persistencia en boca. Debido a que su suelo es franco arenoso, profundo con incrustación de carbonato de calcio, otorga notas minerales como el grafito y pólvora, de la mano con la fruta roja y negra típica de esta región. Y en Gualtallary tienen suelos con mucha piedra y arena, y pequeñas cantidades de carbonato de calcio, redundando en vinos mas concentrados y estructurados. Es una zona muy fresca, por lo tanto su gran amplitud térmica les entrega vinos de gran explosión aromática, potente estructura y rica acidez.

Sottano tiene una gama bien marcada de vinos. Está el Judas como tope de línea, que son vinos sofisticados, largos, pero sobre todo elegantes y complejos. Las notas frutales, florales y minerales se desprenden de la copa paulatinamente según pasa el tiempo. Son rojos intensos, brillantes con tintes negros y de gran intensidad aromática. Son vinos fermentados en barricas cerradas de roble francés, proceso que le otorga una complejidad adicional al binomio vino-madera. Tienen un malbec y un blend. Proviene de un viñedo muy viejo. El vino pasa por barricas 24 meses. Luego está el Sottano Reserva de Familia, vinos donde conjugan frutas rojas maduras y reminiscencia florales. De gran amplitud en boca con taninos finos y sensuales. Tanto el malbec como el cabernet sauvignon son fieles exponentes del viñedo de donde provienen y expresan la tipicidad única de las parcelas seleccionadas.

También está el Sottano Reserva, esta línea se compone de vinos equilibrados y con gran expresión frutal que resaltan las características típicas de cada varietal. Potente pero a la vez fresco y mineral, con taninos firmes y aterciopelados, bien integrados con la madera que le otorga un buen equilibrio y un largo final en boca. Y finalmente está Sottano, con varietales que respetan su tipicidad. Frescos, frutados, jugosos y muy amables en boca. Su corto paso por madera aporta la complejidad y elegancia justa. También tienen un espumante de gran complejidad aromática con sutiles notas frutadas y florales. En cuanto a la producción de la bodega, actualmente tiene una capacidad en tanques de acero inoxidable de 750 mil litros y cuentan con unas 600 barricas de roble francés, americano y algo de húngaro. Elaboran 450 mil litros de vinos repartidos en todas la líneas de Sottano, lo que garantiza una buena calidad. Detrás de los vinos de Sottano está el enólogo Adrián Toledo, quien tiene toda una vida entre tintos y blancos. Su mentor fue su padre, quien manejaba una bodega muy cerca de su casa. Sus dos hermanos también trabajan en bodegas. Es por ello que su sello se nota en cada una de las botellas, ya que Sottano regala vinos meticulosos y pensados en el disfrute para conocedores.
* Director de Cocktail

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe