Fiorella Conroy: Mirada de campeona

En tiempos de empoderamiento femenino y de reconocimiento a la práctica de deportes antes considerados exclusivamente para hombres, Fiorella Conroy demuestra que el temple y la voluntad están más allá de cualquier prejuicio.

Escribe Carlos Omar Amorós * / Nick Gutirrez

Acaba de ocupar el tercer puesto (Medalla de Bronce) en el Campeonato Mundial World Muay Federation (WMF) en Tailandia, cuna del Muay Thai, donde participaron atletas de más de 17 países de todo el mundo. Hasta el año pasado estuvo practicando boxeo, formó parte de la selección y participó de los Juego Bolivarianos para mejorar su técnica de boxeo, que en muay thai todavía no era muy buena, y porque no podía entrenar las dos disciplinas al mismo tiempo. Con tan solo 8 peleas nacionales amateur ingresó a las ligas profesionales invitada a una pelea, la cual ganó, además de un título nacional, para luego viajar a Europa a seguir entrenando unos meses. Regresó a nuestro país y en julio del año pasado luchó con una argentina menor que ella pero con mucha más experiencia; a pesar de eso, logró un merecido empate.

Primero miedo, luego pasión

Amante del boxeo tailandés, ha hecho deporte toda su vida. La tabla, el skate, la bicicleta, son solo algunas disciplinas que la pacasmayina Fiorella Conroy (26 años de edad) ha practicado alguna vez. Su pasión por el Muay Thai inició cuando haciendo downhill se lesionó el pie y estuvo en para mucho tiempo. Para ese entonces se había mudado a Barranco; era 2014 y estaba buscando academias de artes marciales para entrenar (porque no le gustan los gimnasios), es así como llega a Barranco Muay Thai, después de varias veces haberlo pospuesto, y decide inscribirse: es allí donde se enamora de este deporte de combate.

Al principio le daba un poco de miedo por el tema de los golpes, pero poco a poco le fue gustando el deporte y fue entrando en su filosofía. Cuando tuvo su primera pelea, ésta la motivó más y le dieron muchas más ganas de seguir entrenando; aunque todo el primer año de practicarlo no lo tomó tan en serio porque su deporte era otro y solo entrenaba de cuando en cuando y súper tranquila.

¿Deporte de machos? ¡Nada que ver!

Cuando empezó a practicar este deporte de contacto, ya muchas chicas lo hacían. En el Perú el muay thai tiene un joven desarrollo de 15 años aproximadamente, mientras que en Tailandia existe desde 1920. Cada vez hay más chicas que lo practican y no solo por un tema de salud. Fiorella asegura que en la actualidad hay mucha gente que lo practica para bajar de peso, porque es una forma divertida de hacerlo -mucho más que asistiendo a un gimnasio-, pero para ella es una forma de vida que hay que llevar en serio.

Las clases de Muay Thai suelen ser distintas cada día, depende mucho del tipo de entrenamiento. Por ejemplo, en una clase personal y otra en grupo. Vimos a Fiorella saltar soga (también se puede salir a correr), hizo estiramientos y luego sombras (movimientos de lucha consigo misma); después se calzó los guantes, hizo packs y pateó duro, por último practicó técnicas de lucha con un contrincante.

Buenos y malos golpes

Siempre hay que estar en guardia, incluso en las clases, donde generalmente se pega suave pero no falta uno por allí que te dé un mal golpe, no a propósito, sino porque es un luchador tosco, brusco, que no sabe controlar su fuerza. “Pasa de todo desde la primera clase, desde gente que te quiere matar y después les cae un golpe y se bajan, y personas que de verdad es súper cuidadosa. A mí me ha pasado de todo”, recuerda Fiorella. Hay mucha gente que llega al Muay Thai a botar su rabia y frustración, su energía, hasta su mala vibra, con solo golpear 10 minutos Fiorella asegura que todo ya está afuera porque se termina tan cansado que ya no quieres pelear con nadie. En el Muay Thai los campeonatos también son amateurs y profesionales. En el amateur, el luchador tiene que estar moviéndose en el ring, tratando de golpear bastante y de que no le peguen, si lo hacen es punto para la otra persona. Mientras que en el campo profesional vale todo, es decir, que si mientras se pelea te cortan o te dan un mal golpe, el peleador sigue luchando hasta que el doctor le diga que ya no se puede, (en el amateur se detiene la pelea por esto), y se acumula puntos de la misma forma que para los principiantes.

El deporte no genera violencia

El Muay Thai no genera violencia porque es un deporte. Fiorella es enfática al precisar la afirmación: “si tú empiezas a practicar este deporte, tú sabes cómo es y te estás arriesgando a eso. Se vuelve violento cuando vas a la calle y te crees el matón del grupo y te quieres pelear y pegarle a todo el mundo, tu actitud es soberbia; y eso no tiene nada que ver con el deporte”. Por el contrario, esta disciplina puede ayudar a erradicar la violencia contra la mujer, que en nuestro país, lamentablemente, va en aumento los últimos años. El que cada día más mujeres practiquen muay thai hace que Fiorella recuerde porqué decidió practicar este deporte de contacto. “Antes tenía miedo de que me caiga un puñete y cerraba los ojos o corría; y ahora que ha pasado el tiempo lo que ha generado el Muay Thai en mí no es violencia: es seguridad en mi misma. Me ha ayudado a empoderarme. Si ahora alguien viene a tirarme un golpe, yo sé cómo reaccionar. No necesariamente con un golpe, sino esquivando o moviéndome, buscando una manera de evitar el contacto, que algo pase. Porque no puedo ponerme al mismo nivel de fuerza de un hombre por más pequeño o delgado que sea”.

Conoce el caso de varias chicas que han sufrido acoso en algunas de las disciplinas que ha practicado, pero cree que depende mucho de cada persona, de cómo la educan y de sus principios. Por eso tiene la meta (a corto plazo) de crear una ONG para niñas, porque son las que más fácil se pueden convencer, tanto para mal como para bien, y quiere borrarles ese miedo del rostro. De seguro seguiremos oyendo de esta chica que de débil y alocada no tiene nada. Segura, honesta y sencilla, así es Fiorella Conroy, cuya belleza lleva por dentro y por fuera.

Éxitos y triunfos,
Campeona. //

*Periodista

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe