Gastrónoma por capricho: Barra Maretazo, para los que buscan un cebiche en cualquier momento del día

Para el almuerzo o para la cena, este es el point para saciar el antojo de un buen cebiche hasta de noche.

Escribe: Rosario Castro Pacheco

Para comer un cebiche no existen horarios, si está bien preparado y sus ingredientes son frescos, pues no tiene pierde; se disfruta de día o de noche, cuando el cuerpo lo pida y el mío, a las 8 p.m. me pidió uno como para la cena y para cerrar mi día con un gustito: el clásico, el de pescado con canchita serrana bien crocante como topping.

Uno de los restaurantes limeños que aún tiene la cocina disponible para ordenar cebiche, durante la noche, es Barra Maretazo. Al ingresar al local, tienes esa sensación de estar en un muelle. ¿La razón? Su decoración, hecha en base al reciclaje. Y es que ahí, tanto los marcos de sus espejos, como sus sillas y mesas están hechos de retazos de maderas que fueron recogidas de las playas y pintadas con tonalidades celestes. Además, sus adornos y otros decorativos, están elaborados con sogas, conchas del mar y piedritas de colores. Y, sin duda, el ambiente que se lleva el protagonismo, en el decorado, es un bote, convertido en un cómodo sofá en el que puedes sentarte y apoyarte en una tabla de surf reciclada, que hace las veces de mesa. Ah, y por si aún no bastara con ello, el personal que trabaja en Barra Maretazo usa camisas playeras. Sí, de esas de colores vivos y con estampados de flores y palmeras.

¡A saciar el antojo!

Ya acomodada en la mesa, no fue necesario pedir la carta. ¿La razón? Hace de individual y anuncia todo lo que ofrece en el restaurante, tanto en su menú de día como en el nocturno. Ahora bien, sé que el capricho que me llevó hacia Barra Maretazo fue un cebiche de pescado, al leer el menú, no me pude resistir a una entrada, así que me pedí una porción de conchitas al pesto. Y bueno, ya que había alterado mis antojos, por curiosidad, también me decidí a probar su opción vegana. Así que seguido de mis conchitas, ordené un cebiche de champiñones; y mientras que esperaba, iba probando la canchita serrana, esa que te dan de cortesía servida en un pequeño bowl. El maíz era chulpi -el más redondito- tostado con muy poco aceite, pues no se sentía la grasa de la fritura, lo cual cae perfecto si te lanzas a comerlas con la mano, ya que no las deja aceitosas; en cuanto a su aderezo, este se basó en sal, se sentía en el paladar pero no hostigaba, simplemente, en su punto. Ya cuando iba por mi segundo bowl de canchita llegó mi entrada. El pesto llenaba todas las conchitas, las cuales fueron coronadas con langostinos y queso rallado. La salsa verde no estaba espesa, ni tan cremosa como suele ser comúnmente, con un toque más de queso se realzaría, aún más, su  sabor junto con los langostinos al hacer el sorbo de la prueba. Sin embargo, estaba rica y el beneficio de que su consistencia sea líquida es que no embotaba y dejaba suficiente apetito para el plato de fondo: el cebiche de champiñones que no tardó en llegar. El plato se dividía en las setas finamente cortadas y cocidas en el limón y la sal, un puñado de choclo sancochado y desgranado, cebollas cortadas en tiras, una rodaja de camote amarillo y una hoja de lechuga. Los champiñones suaves, cumplidores, aunque su sabor dependía del jugo base del cebiche y en vista de ello, opté por mezclar los sabores: recogí un pedazo del camote con un par de champiñones con el tenedor y ese mix entre seco y dulce (por el camote) y el ácido de las setas cambió el rumbo de la cena: cumplidora con el antojo cevichero nocturno. Así que recomendado, si se tientan a probar la versión vegana (en especial los ‘cebiche lovers’ que sí o sí deben experimentar este platillo amado en todas sus presentaciones y en cualquier momento del día), no duden en explorar mezclando los sabores y texturas entre los ingredientes que conforman el plato.

Datos:

Encuentra el local en la calle Alcanfores 373, Miraflores. Si lo que buscas es un cebiche de noche, entonces llega hasta las 10:30 p.m., hora en la que cierra la cocina. Ahora bien, el local abre de lunes a domingo de 12 m. a 11 p.m.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe