Giancarlo Miranda: El amor al Perú está en los detalles

Giancarlo Miranda, director creativo de ¨Ianka Miranda¨ (accesorios de lujo) nos presenta su colección inspirada en el Perú y nos habla de sus aventuras en el proceso artístico y las novedades que trae para este 2019.

Escribe Daniela Lizárraga* / Fotos de colección Nativa: Sara María Rodríguez

Con estas breves palabras se resume el trabajo de Miranda. Entre risas y tazas de café, lo primero que nos afirma es que su última colección “durará mucho tiempo porque hay mucho por transmitir” mientras que nos va adentrando en su mundo de lujo.

–Siempre presentas nuevas colecciones, ¿cada cuánto lo haces?

A veces trabajamos un poco de primavera, verano, otoño… Ahora el estilo de vida de las personas ha cambiado mucho a través de lo que ven en las redes sociales, lo quieren y buscan. Nuestro público es complicado, es exigente. Cada etapa tiene su propia campaña, el público sabe que quiere dar el detalle o regalárselos a ellos mismos y estamos en esos momentos para ellos. Verano es una de las campañas más fuertes del año para nosotros en cuanto a accesorios, la gente al andar más destapada se luce más. Comienza en setiembre con un avance de temporada y termina casi en abril. También el día de la madre porque trabajamos muy de la mano con los gustos de nuestras clientas más exclusivas para tener un detalle personalizado. Además tenemos dos colecciones cápsulas en el año, en abril y agosto, prometemos hacer cosas diferentes, con materiales distintos. Es una colección que quiero mucho. Hace poco hablaba con mi personal, y les decía que este trabajo en particular es algo que me emociona que se haya hecho y que esté lista después de dos años de preparación.

¡Wow! dos años…

Sí. Comenzó hace dos años en Ayacucho, la primera parada. Empecé a trabajar con piezas de telar ayacuchanos creando pulseras. Es muy significativo para mí, porque conocí más del carnaval y conecté mucho con su festividad. Ellos invierten mucho de su tiempo y cultura en hacer este evento. Es una alegoría al color y a la espera para llegar a ese momento. Todo el año se preparan para esta festividad. He seguido visitándolos para seguir trabajando muchas más cosas, y me he dado cuenta que los tonos cambian, pueden ser mucho más neutros y sencillos.

–¿Cómo decidiste ir a Ayacucho en vez de otro lugar de Perú?

Siempre quise ir, pero sobre todo en Semana Santa. A mí me da curiosidad el tema de las iglesias y celebraciones, pero además me habían dicho que es maravilloso estar en esos días. En esa ocasión, coincidió que era mi cumpleaños y con la fecha del carnaval. Llegué y me enamoré del lugar. Todo era inspirador. En los carnavales, vez a todo el mundo en la calle, familias enteras, niños, todos felices. Eso no sucede aquí en Lima. Luego mis artesanos de Ayacucho llegaron a Lima, y comenzamos a trabajar nuevos tipos de accesorios. Cada bordado toma mucho tiempo. Nosotros hemos completado y reinterpretado todo lo que teníamos listo, todo lo que íbamos creando. Además de ese proceso, internamente también cambiamos. Ha sido un proceso largo.

Esta colección ha sido partida en varias partes, también hemos trabajado con las artesanas de ciudad Eten, con las que ya había, colaborado. Ellas trabajan la paja a mano con diseños propios. Y eso ha agrandado el proceso un poco más. La Virgen de la Candelaria nos ha inspirado para la noche. Y el día a día de ellos, las señoras que cargan a sus bebés envueltos en tela, la gente que vende comida en las calles. Los colores que usan, la mezcla que es muy fuerte. Es tradición; es muy lindo verlo y plasmarlo.

–¿Por qué el nombre de la colección, Nativa?

Se llama así porque es algo nuestro, es nuestra identidad, colores y se inspira netamente en Perú. Mucha gente viene a nuestro país a inspirarse, pensando que nuestro país es sólo Cusco, y es mucho más. Si me preguntan qué es Perú para mí es color, tradición, cultura. Son muchas cosas al mismo tiempo, la gente y su calidez. Sobre todo en provincia mantienen mucho su identidad y deberíamos aprender mucho de ellos.
Incluso tenemos un playlist en la oficina para inspirarlos, donde escuchamos canciones peruanas de Max Castro y Jean Pierre Magnet para que lo sientan al trabajar las piezas. Ahora trabajamos con personas de otro países y ellos escuchan esa música para que entiendan mejor nuestra cultura. Siento que también si ellos más adelante se van a otro lugar a trabajar, será queriendo más al Perú.

–¿Cómo sientes que Ianka Miranda conecta todo ese mensaje con su público?

Ha sido un procedimiento largo. Creo que conocer al público peruano y adaptarnos a lo que ellos quieren, ha sido algo de ambas partes. Antes me gustaba todo mucho más llamativo y ahora trabajo de todo un poco. Escucho más a mis clientas, sé lo que piden ellas y dependiendo sus necesidades. Son prácticas pero no quieren algo que les dure poco; son versátiles y buscan color, algo que les dé un toque distintivo a sus outfits. Las clientas esperan para nuestras colecciones y ven cuál se adapta más a ellas, depende mucho de su personalidad.

Ellas buscan lo único…

Así es. Definitivamente buscan algo que sea único para ellas. Saben que trabajamos con materiales que no van a encontrar en otros diseños. Por ejemplo, las pulseras que trabajamos son un accesorio original, de una sola pieza, algunas son en lana otras son en hilo satinado, cada una posee un cristal empastado Swarovski, con la misma técnica de bordado, pero en distintos colores. No hay dos o tres del mismo color.

–¿Cómo es un proceso de hacer una pieza de tu colección?

Nosotros diseñamos desde cero, lo que viene desde el artesano. Recibimos la pieza y le agregamos detalles más lujosos. Lo adaptamos todo, trabajado a mano. Hay piezas muy típicas de ellos, pero para nosotros tenían que estar de todas maneras. Detalles como los clutchs, que tienen el mismo forro del material con el que se hacen las polleras. Cristales con mostacillas y flecos en tonos neones. Dándole un toque llamativo a lo que es cotidiano.

–¿Alguna vez tuviste una negación de los artesanos por realizar este trabajo?

La verdad que no, al contrario. En principio, suelen ser recelosos con su trabajo, y están con expectativa de en qué se va a usar. Muchos de los artesanos cuando ven cómo quedan los accesorios, nos piden las fotos y desean venir a ver la realización en vivo y conocer nuestro taller.

–¿Cómo empezó esta idea de fusión?

Todo siempre empieza por tener un valor agregado. Al buscar proveedores, buscamos a los mejores del rubro y eso nos toma tiempo. Vamos a ferias, a exposiciones o yo voy y buscamos para trabajar sea algo serio y de confianza. Hacemos cosas que incluso ellos comúnmente no hacen, los invitamos a participar de la innovación y eso hace que confíen en nuestro estilo. Hay una satisfacción de ambos, de que todo se puede hacer.

Siempre buscando innovación…

Este 2019 vamos a diseñar más. Vamos a tener carteras, zapatos y más colecciones específicas (como novias). Buscamos un espacio para ellas dentro del showroom. Creo que el trabajo es de todo el equipo. Dentro y fuera del taller. Buscamos y descubrimos cosas, viendo en qué momento es mejor usarlas. Los capos son todos los que participan de eso.

*CEO de Percepciones Digitales – Blogger en Camaleónica

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe