Herencia musical


José Bracamonte es un personaje polifacético. Conocido como
uno de los sommeliers con mayor demanda para catas privadas, hoy quiere salir del cascarón y demostrar que su talento está también en los acordes. Esta es su historia.

Escribe Carol Villacorta*

Fue el 23 de agosto de 1978 en el Hospital Rebagliati de Jesús María, dentro de un invierno castigador, donde por primera vez los esposos Mirna y José Bracamonte vieron a su robusto hijo, a quien bautizaron con el nombre de José Enrique Bracamonte Bardález. Desde su nacimiento, José Enrique siempre estuvo rodeado de un ambiente artístico, pues con solo tres años ya balbuceaba sus primeros versos, a los siete dominaba a la perfección el baile, la actuación, la pintura y el canto. Era, indudablemente, el alma de la familia. Inseparable de Mirna, a quien acompañaba a diario a los ensayos de teatro, mientras su mamá actuaba se aprendía los libretos de cada personaje y al llegar a casa los practicaba a escondidas. Esto lo hizo formarse, sin saberlo, en un compositor.

En su casa vivió impregnado del jazz y la música clásica. En 1990, ya con 12 años, era la primera voz del coro de la iglesia. A los 14 años declamaba sus poemas y al son de una guitarra cantaba en reuniones familiares. La música siempre formó parte de su historia y hoy es pieza vital en su carrera como cantante. Han pasado los años y esto no ha cambiado nada, su vena artística siempre está presente. Con casi 20 años de carrera como sommelier, fué uno de los primeros profesionales de los tintos y blancos en este país. José Bracamonte muestra su lado más artístico y nos presenta su lado musical. El que realmente lo apasiona. Pues en la vida siempre hay una fortaleza que nos hace abrir el espíritu, y ello es la música.

Su carrera como músico fuera de su círculo familiar se inicia cuando en 1998 decide lanzar su primera producción discográfica denominada “El Primero”, realizada en Audiograph, un disco conocido en su círculo social de amigos y personas conocidas. Lo quiso manejar así para poder pulir algunos detalles, sin embargo, la crítica de los entendidos lo convencieron que tenía que compartir sus dotes como cantante al público. Mirna, su madre, fue quien lo alentó en todo momento para seguir con su pasión. Es ella además quien tiene el rol más importante de su faceta como músico, es ella su principal crítica, es ella quien desde antes y hasta el día de hoy escucha los temas de Bracamonte antes de ser lanzados. Sin su aprobación no sale nada, afirma José.

Recién en el 2005 Bracamonte realiza su segundo disco, al que llamó “Relaciones Íntimas”. Este trabajo nace como una inspiración y mezcla entre los personajes que habitan en su ser: el sommelier y el músico. Todo fue producido en FMO de Francisco Murias. Su camino musical fue consolidándose cada vez más y el 2007
instituciones como la Unesco y el Ministerio de Educación lo buscaron para realizar composiciones de himnos representativos. Posteriormente, en el 2013, lanza su producción discográfica “Lima Mi Vida”, realizada en EOG Studio de Edú Olivé, y se convirtió en la producción más exitosa del novel cantante. Es un homenaje a la ciudad que lo ha inspirado a lo largo de su vida.

Este último disto incluye temas compuestos por el propio José Bracamonte, entre ellos destacan “Tenerte cerca”, “Avispa encantada” y “Eras todo mi pecado”. Estas dos últimas fueron parte de la musicalización de la novela peruana “Corazón de fuego”, dirigida por Rodolfo Hoppe. Dentro de “Lima Mi Vida”, José reinterpreta clásicos de la música criolla como el tradicional “Cardo y ceniza” de la recordada Chabuca Granda. En  la mayoría de sus producciones musicales se encuentran sonidos tradicionales como la guitarra, el cajón criollo o la quijada de burro, acompañado de diversos ritmos musicales como el rhythm & blues, jazz o el flamenco, romántica, pop, landó, chill out, electrónica, sintiéndose a gusto en cada uno de éstos géneros musicales.

Hoy en día José es considerado como un artista Marca Perú. Como compositor se ha especializado en novelas y en producciones televisivas como “Corazón de Fuego», “Pulseras Rojas” y “Locura de Amor”. Bracamonte tiene tres discos publicados y cinco nuevos singles, entre sus grandes éxitos musicales están “Tal como Eres”, “Cada Mañana” y “Andó y Danzó”, canciones dedicadas al amor, a la vida y al caballo peruano de paso. Por último, viene trabajando en su cuarto disco junto a Juan Carlos Fernández, y en paralelo se encuentra como productor musical del proyecto cinematográfico D.A.D. del actor David Villanueva, actor español de gran trayectoria y que desde hace 4 años se encuentra en el Perú protagonizando varias novelas en América tv.

Comunicadora *

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe