La caja no tan boba

Escribe André Suárez Paredes

La televisión siempre ha sido señalada como la culpable de todos nuestros males. “No veas tan cerca que te volverás ciego”, “lee un libro en vez de andar viendo telenovelas” y “ese programa solo es basura para la mente” son algunas de las frases con las que hemos crecido. No por nada la televisión es conocida como la “caja boba”, debido a sus efectos negativos sobre la intelectualidad.

Pero sucede que la televisión no tiene nada de boba si es que prestamos atención al contenido –sea periodístico o de entretenimiento– y a la relación que nosotros como usuarios tenemos con este aparato que ha cambiado la vida familiar en millones de hogares.

Hay que tener en cuenta que la televisión, así como cualquier otro dispositivo tecnológico –entiéndase la radio, los smartphones, las tablets, etc.–, es una extensión de nuestra naturaleza por ampliar el potencial de las capacidades comunicacionales.

La introducción de la TV ha sido tan poderosa en nuestro estilo de vida que ha cambiado la manera con la que interactuamos socialmente. Cuesta creerlo, pero la televisión ha hecho que tengamos ciertas costumbres en la vida cotidiana como coordinar eventos sociales cuando juega la selección o cuando hay elecciones presidenciales.

Entonces, ¿qué de boba tiene la televisión si es que prácticamente la hemos hecho parte de nuestras vidas desde su lanzamiento a inicios del Siglo XX? Hay algo más que no entendemos o que no queremos entender, porque exteriorizamos todos los males de la sociedad echándole la culpa a un inocente sistema de transmisión de imágenes. Resulta que la TV no tiene ni un pelo de tonta y para eso estoy aquí con esta columna llamada “La caja no tan boba”.

Para entender la pantalla chica, necesitamos de muchas herramientas para interpretar la complejidad de nuestra relación con la TV. “La caja no tan boba”, por lo tanto, es un espacio en el que analizaré la televisión desde una perspectiva multidisciplinaria, abarcando temas sociales, tecnológicos y hasta psicológicos sobre cómo una pantalla conectada al tomacorriente y con señal satelital ha cambiado nuestras vidas.

También abordaré temas de contenido que merecen ser analizados para responder algo tan importante y que nosotros aún no somos capaces de entender: ¿por qué nos gusta lo que vemos? Ocurre que el contenido de la televisión no es indiferente a las necesidades informativas del espectador. El negocio televisivo depende del rating para atraer publicidad y así asumir los costos de producción audiovisual. Camarógrafos, asistentes, actores… Todos forman parte de una gran maquinaria que depende de ti –sí, de ti– para seguir operando.

Además, el simple gusto por algo no debe pasar desapercibido, porque nuestros intereses forman parte de nuestra identidad: somos un todo a partir de lo que consumimos, vestimos y hasta de la forma de cómo hablamos. El rating es ese simple gusto extendido a miles de personas con el poder suficiente de tener cierto control sobre lo que vemos en televisión.

A modo de reflexión, no debemos subestimar a la televisión y menos llamarla “caja boba”. ¿O acaso crees que hacer televisión basura con éxito en audiencia es tarea fácil? No hay que ser mezquinos con el éxito ajeno para saber “lo que la gente quiere”.

¿Y qué es lo que la gente quiere? Menuda pregunta que a lo largo de las publicaciones de “La caja no tan boba” trataré de resolver junto a más cuestiones que ponen en tela de juicio un simple aparato que se dedica a transmitir imágenes a través de una pantalla. Algo aparentemente muy sencillo, pero como reza el dicho: “el diablo se esconde en los detalles”. Bienvenidos a esta nueva aventura.

André Suárez Paredes es licenciado en Periodismo de la Pontificia Universidad Católica del Perú y máster en Dirección de Empresas de Comunicación de la EAE Business School de España.  Le interesan los temas sociales aplicados en la tecnología y en la historia del Siglo XX. También se dedica a escribir ficción, curiosidades y análisis en su blog ‘No hablemos de cosas tristes’. Actualmente, trabaja como redactor y ‘podcaster’ del programa Depor Play, la sección de tecnología del diario Depor, y como asesor comunicacional en empresas privadas.

Síguelo en: http://nohablemosdecosastristes.com

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe