La Gintonería, un bar con identidad

Conoce el nuevo bar dedicado al destilado de moda y que marca el retorno de Daniel Estremadoyro a Lima, luego de 30 años en Argentina.

Escribe Sergio Rebaza / Fotos de Nick Gutiérrez

Ubicado en el centro de Barranco, a un paso del parque principal, La Gintonería abrió sus puertas en setiembre buscando replicar un formato que existe en otras ciudades europeas. De hecho, tampoco es el primer bar dedicado al gin en Lima, pero su propuesta busca marcar distancia a través de la carta y las activaciones de marcas. El mismo diseño del espacio de tres pisos busca replicar otros bares españoles, con un estilo Post Guerra de paredes con cemento crudo y cerámicos de colores sobrios. El bar del primer nivel se apoya en una pared que sirve como una gran vitrina abierta de las botellas disponibles en casa. El bar incluye en el tercer piso una tarraza activada por Johnny Walker que promete tardes y noches entretenidas en el verano.

Daniel Estremadoyro y Iván Echegaray.

Pero la principal noticia que trae consigo este bar –propiedad de Iván Echegaray, Cesar Podestá y Moisés Ackerman– es el retorno a su ciudad natal a Daniel Estremadoyro, un bartender con décadas de experiencia en Argentina. Este proyecto siempre estuvo en la cabeza de Echegaray, pero con el regreso de Daniel el momento se dio para sacarlo adelante. “Mi plan era volver para abrir un proyecto educativo, pero en el camino eso se cayó; aunque ya había decidido volver”, dice Daniel Estremadoyro. De hecho, Daniel era propietario en Córdoba de Mixing Glass, una escuela de coctelería. Además de tener mucha experiencia detrás de las barras, también ha trabajado asesorando innumerables bares y ha sido jurado de World Class. Hoy asume nuevamente su labor de bartender, con el objetivo de crear una barra entretenida, donde el cliente se sienta cómodo y disfrute de cocteles creativos y sabrosos.

Daniel Estremadoyro.

La Gintonería reúne todas las marcas de gin que se pueden conseguir en Lima, así como una selección ginebras de otros países que no se encuentran en el mercado local –colección que irá creciendo en el tiempo, por supuesto–, y un puñado de espirituosos y destilados, para aquellos que prefieren algo distinto al gin. Su eslogan es “La revolución del gin”, como una forma de marcar distancia con otros bares e imponer una identidad propia.

Gin Tonic.

La carta incluye, por supuesto, una extendida oferta de G&T clásicos, que el cliente puede pedir con la ginebra y botánicos de su preferencia. Otra categoría en este mismo rubro la componen las experiencias de gin tonics, con gines infusionados y aromatizados, hechos con perfumes que se hacen artesanalmente en un pequeño laboratorio ubicado en el tercer piso del bar. El universo de variables de este coctel es, como saben, infinito. Para Daniel, es importante, sin embargo, mantener ciertos límites: nadie quiere tomar algo que no es. “Pasó lo mismo con el chilcano. De pronto tenías un coctel que no era brillante, traslúcido, refrescante” (su gesto lo dice todo).

Negroni de la casa.

Adicionalmente hay una sección en la carta dedicada al negroni, un coctel que ha sabido abrirse un camino en una fracción del mercado local, por detrás del G&T, luego de años de dominio masivo en las barras de Europa y EEUU. En este caso, han decidido trabajar esta sección con los gin y bitter de la marca Luxardo, y con el vermouth italiano Tosti, los que le dan a este coctel un perfil propio de este nuevo bar, un gesto que dice mucho de las ansias de diferenciarse de otros bares de la ciudad. La cuarta familia de la carta está dedicada precisamente a aquellas personas que no quieren tomar gin: la antítesis del gin está integrada por cocteles hechos con otros destilados. Ron, whisky, pisco, vodka y cañazo integran una carta concisa de cocteles de distinto corte, una concesión ante la abrumadora presencia del gin.

El Gin y en Yang incluye nueve cocteles de autor, en los que Daniel hace dialogar dos espirituosos protagonistas: ginebra y cualquiera de los otros disponibles en laa casa. Toda esta oferta está disponible en la barra del primer nivel, ya que el Roof Top o terraza del tercer nivel tiene otra dinámica. Al usarse principalmente para las activaciones de la marca de turno, y al contar con bartenders invitados, su oferta es un poco más limitada –con respecto a la del primer piso–, precisamente para hacerla más activa. Esa terraza es una promesa de entretenimiento para este verano. La carta de bebidas, por supuesto, tiene un correlato de comida fácil de comer, como para acompañar la barra. Pizzas, brochetas, tapas creadas por César Podestá, con un espíritu mediterráneo, con poco aderezo y sabores ligeros. (La Gintonería, Pedro de Osma Nº 119, Barranco).

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe