La psicología y los himnos del fútbol

Escribe: Francisco León

Dicen los expertos que el factor psicológico determina en más de un 80% el resultado final de un partido de fútbol. Eso es cierto. Lo comprobé el día en que se enfrentaron en la final Francia y Brasil en el Mundial de 1998, realizado en el país galo. Apenas sonaron las notas de la Marsellesa vi cómo el estadio se unía en un solo canto guerrero. Dado el fuerte contenido de la letra no me quedaron más dudas. Francia lo va a aplastar me dije. Así sucedió. La energía que bajó de las tribunas afectó también en los jugadores de Brasil.

Lo que pasó, y siempre pasa, con la selección peruana en su último encuentro contra Brasil no me sorprendió. El tema es más amplio que exigir que retorne tal o cual psicólogo al plantel. Eso es como soplar la herida, sin curarla.  Las preguntas caen por su propio peso: ¿Por qué los peruanos tienen la estima destruida? ¿De dónde provienen los traumas históricos que se reflejan en el comportamiento de los jugadores? Y sobre todo ¿cómo se podría intentar remediar tal situación?

Aquí entramos de lleno en el tema de la identidad nacional. ¿Qué es la identidad? ¿Cómo se fija en el cuerpo social? Para el  filósofo argentino Darío Sztajnszrajber: la identidad es un relato literario de nosotros mismos, que consideramos como: nuestra historia. Él se pregunta: ¿qué tipo de relato nos contaron y nos cuentan de nosotros mismos? La sociedad, no tiene un “cuerpo” en el que fijar esa identidad. Es una entelequia. Entonces, quedan las imágenes, las narraciones y los sonidos para lograr el objetivo de desarrollar una identidad, sea local, regional o nacional. La bandera, los mitos, las leyendas y los himnos.

Los once jóvenes que se paran en un campo de fútbol nos representan, para desagrado de muchos seudo intelectuales antifútbol. Ellos no han salido del aire, ni viven en cápsulas dentro del Perú. Son producto de la sociedad a la que pertenecemos. Han crecido y sido formados en la lógica derrotista que una historia, interesadamente mal contada, nos enrostra día a día. Claro, provienen de un imperio que se rindió ante 13 pelagatos muertos de hambre sin ofrecer resistencia. De gente que se traicionaba por interés. De un país que en nombre de un supuesto pacifismo y hermandad ha regalado territorio y perdido guerras con sus vecinos. Se desarrollaron en una sociedad racista y clasista, que los he llevado a interiorizar su propia inferioridad. Y para terminar, la perla de la corona. Antes de cada partido entonan un himno que, por más que se le cambien estrofas, es una oda a la mediocridad. Un canto lastimero que bien podría ser un blues pero no el emblema de un país que aspira a algo más que un “casi” en el devenir de la humanidad.

Basta ya de hablar de largos tiempos, de ominosas cadenas y de dioses extranjeros. El himno del Perú no se puede reencauchar como una llanta vieja, debe ser cambiado. Incluso la música. Se debe entonar una melodía que conjugue la fuerza y el poder de nuestro pasado en  una vibración marcial. A ello debemos sumar la potencia del mensaje. Las palabras en su función mántrica, mágica y creadora.

Pongo un ejemplo claro y concreto de lo que podría ser un himno nacional: El himno del Cusco, cuya letra fue hecha por el “Cholo” Nieto. Es un canto viril que genera una identidad orgullosa, que sienta las bases para “creérsela”. Se imaginan un equipo de jóvenes que hubiesen crecido entonando estas palabras, reemplacen la palabra Cusco por Perú si gustan.

Cusco, Cusco es tu nombre sagrado
Como el Sol del incario inmortal
Todo el mundo te lleva en el pecho
Como canto o bandera triunfal
Invencible bastión de tu raza
Te saludan los pueblos de pie…
Que se pongan de pie las naciones
Que disparen su canto de estrellas
Y que el mundo te rinda homenaje
Inclinando en tu honor su pendón… 

Podríamos hasta soñar con un campeonato mundial realizado en las alturas y una final en que el estadio vibre con tales estrofas, acompañadas por el sonido de 200 pututos. No habría rival que lo resista. Mientras no se produzcan cambios a nivel cultural la situación de los peruanos no va a cambiar. Se debe trabajar en lo simbólico.

En ese sentido, Zizek (1999) define lo simbólico, no como una dimensión “paralela” a lo social, sino más bien como su soporte mismo, vale decir, como el lugar objetivo (u “objetivamente subjetivo”) desde donde la realidad se sostiene y le constituye.[1]

El trabajo debe empezar con la educación. Exigir que se cuente lo que pasó en realidad. Explicar que la conquista fue un proceso de años de resistencia. Hablar de Manco Inca, de Túpac Amaru, rescatado recién en el gobierno de Juan Velasco Alvarado, contar las glorias del “Taita” Cáceres y las victorias de los hombres del Ande frente al invasor chileno. Pero no. Nuestros gobiernos, hijos bastardos de la “República aristocrática” no los enseñan, o lo enseña a medias. Entonces ¿qué exigirle al poblador, al futbolista, peruano? No mucho. Son poquísimos los que tienen una idea de la magnitud del imperio de los incas, con su capital Cusco, que abarcaba gran parte de América. La mayoría desconoce que en su momento de auge el Virreinato del Perú llegaba hasta Panamá, ocupaba la mayor parte de Brasil y casi totalidad del continente. La capital de ese monstruo era Lima. Esas son las claves para el futuro. Futuro que nunca le importó a la oligarquía dominante, que escribió una historia a su manera. Es decir: tibia, acomodada, a medias tintas, sin ningún interés por un desarrollar un futuro común o sentar las bases de un posible grandeza nacional.

[1] VICH, Víctor, Poéticas del duelo, ensayos sobre arte, memoria y violencia política en el Perú. Abril 2015. IEP. P. 192.

Francisco Adriano León Carrasco

Nació en Lima el 8 de mayo de 1975. Escritor, poeta, editor, historiador, músico. Cursó estudios de literatura en la UBA (Universidad de Buenos Aires). Promotor cultural. Publica  la novela corta Resplandor Púrpura (Grupo Editorial RAS, Lima, 2004). El año 2005 obtiene mención honrosa a nivel nacional en el concurso de Poesía Iberoamericano, Cuento y Dramaturgia 500VL, organizado por el Boulevard de la Cultura de Quilca y la Municipalidad de Lima. Aparece su primer poemario titulado Ad Gloriam (Arteidea editores, 2006). Publica el trabajo de investigación: La historia de Salamanca de Monterrico (Grupo Editorial RAS, 2006 – 3 ediciones).

Obtiene 2ª mención honrosa en el concurso mundial de poesía erótica Bendito sea tu Cuerpo (2008). Aparece en el compilatorio del mismo nombre. Aparece su plaquette Sandra, (Maribelina editores, 2009). Publica su poemario temático Summer Screams(Hipocampo editores, 2009). El 2012 publica. Publica Historia de Sangallaya (Asociación Distrital Sangallaya, 2012). El año 2013 publica con Altazor editores su segunda novela Tigres de Papel. Publica la II edición de su novela Resplandor Púrpura, editada por G4eneration (2014), en Buenos Aires. Publica Salamanca Sixties Un estudio sobre el rock en la Clase Media de Lima, (Editorial Selección Gallera 2014). Publica su novela Los Stones, (Animal Literario, 2016).

Publica Song From Lima, poesía, (Korriente A editores, 2017). Publica el trabajo de investigación Wanka Rock, historia del rock en Huancayo de 1959-1979, Korriente A editores (2017) con una reimpresión de Sonidos Latentes Producciones ese mismo año. Dirige el equipo técnico para la elaboración de el Plan Municipal de La Lectura y el Libro de la Municipalidad Provincial de Cusco, 2017. En 2018 publica tres ediciones de Manco Inca y la gran guerra de reconquista (Grupo Editorial RAS, Raymi Editores, Zafiro Editores). Con tres ediciones agotadas en menos de tres meses. El libro fue el segundo más vendido de la Feria Internacional del libro de Cusco.

Ha aparecido en 20 compilados de poesía a nivel mundial, incluye traducciones al francés y portugués de su obra. Ha sido columnista del diario Extra, y del Diario del PaísDiario del Cusco, Diario El Sol del Cusco. Además de las revistas digitales Punto de EncuentroMain Neim, Cronopio, etc., a nivel nacional e internacional. Ha sido conductor del programa El Rincón de Los Incomprendidos por HCM Tv radio, y de Palabra x Palabra por HCM Tv radio. Ha editado más de 20 libros con su sello RAS. Es en la actualidad columnista del semanario Qosqo Times y editor periodístico de la revista Open Cusco, de distribución gratuita en Lima y la Ciudad Imperial.

Síguelo en: https://www.facebook.com/franciscoleonescritor/

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe