Las palabras y las cosas: ¿Cultura para todos?

Columna escrita por Omar Amorós

Hace poco más de un mes tuve la oportunidad de dar una charla a alumnos de secundaria de un colegio privado de la ciudad de Arequipa a propósito de la cuarta edición del Hay Festival y ahí me pude cerciorar que la difusión de lo que comúnmente llamamos cultura es segmentada y acondicionada según los intereses de algunos y que la búsqueda del bien común no es necesariamente el fin de las actividades culturales que se puedan realizar en nuestro país.

Digo esto porque estando en la ciudad organizadora, en un colegio privado donde se supone los chicos tienen un “mayor y mejor acceso a la cultura” descubrí que tenían escaza o nula información de este importante evento que se celebra hace ya 4 años en su ciudad y que esta edición 2018 fue especial porque contó con la presencia del propulsor de este evento nuestro Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, que dicho sea de paso es arequipeño.

En la charla saltó a relucir que en los propios medios de comunicación arequipeños la difusión con anticipación del evento no fue suficiente, a pesar de que hubo secciones (Hay Joven) –exclusivamente- pensadas para adolescentes como los que tenía al frente. No hay que echarle toda la culpa (si queremos buscar culpables) a la organización, que la puede tener o no. La problemática de que los jóvenes en general no estén interesados en eventos culturales (que en su mayoría son entretenidos y no aburridos como ellos pueden pensar) va más allá de una campaña de medios de un evento.

La raíz de todo -podemos colegir- tiene su origen en la falta de políticas culturales. Solo bastó con revisar que en la mayoría de planes de gobierno de las últimas elecciones presidenciales y municipales ni siquiera se mencionaba el rubro cultural. Es verdad, se hacen esfuerzos tanto en el sector público como en el privado, pero eso no basta para que se formen industrias culturales de las cuales participen todas las manifestaciones artísticas que puedan haber en nuestro país.

Los más recientes destapes periodísticos sobre el mal de la corrupción –sino es en todos- en casi todos los ámbitos de la vida e instituciones políticas peruanas, que incluye al Ministerio de Cultura, no hacen más que entristecer esta situación que no permite que avecemos en nuestras capacidades intelectuales, científicas y artísticas. Esta demás decir que en nuestro país hay millones de personas con algún talento que en la mayoría de casos no se desarrolla por falta de impulsos y oportunidades que se les pueda brindar. Pero, sabemos bien que no debemos esperar “a que nos descubran”, nosotros tenemos que crear las oportunidades.

El rol de los medios de comunicación -vamos a incluir aquí por razones de didáctica para esta columna a las redes sociales- es vital para que muchos talentos no se pierdan o queden en el olvido. Y para tal fin común (y volvemos a la razón de ser de la cultura) el periodista, no necesariamente cultural, debe estar preparado, informado, capacitado para difundir (mucho ayudaría los editores y responsables de los medios, pero ese es otro tema) –como se debe- actividades que pueden cambiar la vida de muchos chicos, como la de los del colegio donde se llevó a cabo la charla por iniciativa particular de uno de los profesores del plantel, amigo mío.

La cultura debe ser para todos y de eso no solo se debe encargar el estado o toda organización que involucre alguna actividad cultural, sino también el periodismo que debe ser más responsable y consecuente con su función de informar todo aspecto relevante de la vida y la cultura claro que lo es. Pero, ¡atento! también es deber de cada uno de nosotros no dejar que nuestros jóvenes se pierdan la oportunidad de enaltecer su alma y espíritu. Padres, maestros, autoridades, toda persona que pueda compartir conocimiento y cultura ¡hágalo!, y en estas fiestas navideñas y de fin de año, no solo regale cosas materiales, sino su tiempo, escuche, observe y abrace a nuestros jóvenes, ellos se lo agradecerán ¡Feliz 2019!

Carlos Omar Amorós Núñez. Periodista y Docente. Estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad San Martín de Porres. Ha llevado cursos de crítica cinematográfica y teatral. Ha trabajado en las agencias Neo Consulting y Making Connexion, y en las Revistas Siete y Velaverde. También ha ejercido como docente del área de comunicaciones para alumnos de primaria y secundaria, y como asesor de prensa para escritores. Actualmente es editor general de Revista Cocktail, redactor de cultura en el Diario Expreso, el Suplemento Variedades del diario El Peruano y el Suplemento La Jornada Cultural de Diario Perfil.

Síguelo en:

https://www.facebook.com/carlomar20

https://twitter.com/Carlomar

https://www.instagram.com/carlomar20/

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe