Making Entertainment: Bojack horseman, como lidiar contigo mismo

Escrito por Eff C.

No hay serie que me haya gustado (y enganchado) tanto en mi experiencia en Netflix que la escondidamente expuesta de Bojack Horseman, la descubrí hace más de un año cuando los susurros que hablaban de su brillantez se hacían cada vez más complicados de ignorar.

A pesar que en lo particular las series protagonizadas por animales antropomorfos nunca han llamado mi atención, esta es una de las primeras series de animación  que cuenta con un hilo narrativo serializado, (al contrario de la mayoría de sus precedentes animados, como puedan ser Los Simpson en los que, por lo general, cada episodio es independiente del anterior), aquí cada capítulo marca de una forma u otra el modo de actuar de los personajes, provocando de esta manera que los sentimientos de los protagonistas evolucionen conforme avanza la trama.

La historia de humor negro nos presenta a Bojack Horseman, un caballo que alcanzó el éxito en un programa de los años noventa llamado ‘Horsing Around’, pero que en la actualidad y ya con bastantes décadas encima, es tan solo una persona hundida en la nostalgia y la depresión. Con una infancia llena de traumas familiares, el único objetivo aparente del protagonista es intentar recuperar el éxito perdido.

La serie puede contar en ciertos momentos con una terrorífica similitud  e identificación de la vida de cualquier ser humano, imitando lo silencioso de una agónica depresión, el auto saboteo en nuestra búsqueda de la felicidad, la insatisfacción y el exceso en los que a veces solemos sumergirnos en búsqueda de la ignorancia voluntaria, demostrándonos que cada uno de los problemas y preocupaciones que Bojack tiene, sus alegrías, sus miedos, sus vicios, sus traumas, y un largo etcétera, nos pueden pasar a cualquiera, o ya nos han pasado, tocando temas serios y polémicos de una forma adulta, a la par que alocada.

Cada capítulo es una lucha de Bojack para ser feliz. Las coordenadas de la felicidad las ofrece Hollywood: un nuevo programa, reactivar su carrera, hacer un dueto con un famoso, ganar mucho dinero por una película, etc. Pronto Bojack se da cuenta de que su deseo siempre se está deslizando y nunca llega a ese lugar prometido donde se sentirá bien. Por eso nuestro personaje es un eterno infantiloide que siempre está ebrio o drogado, vive con su amigo parásito para no sentirse solo, y la mayor parte del tiempo se pasa imaginando una vida que no tiene.

Uno de los principales puntos a destacar es la gran construcción de los personajes dentro de la historia, cada quien con demonios internos y complejas personalidades, es así que tenemos a Princess Carolyn la manager y ex novia de Bojack, quien aparenta ser una adicta al trabajo para ignorar la soledad que la atormenta y olvidarse de un episodio en su juventud que marcó su vida, o por ejemplo al Sr. Peanutbutter quien es el aparente personaje exitoso y millonario a quién todo le sale bien pero que en el fondo es un completo desastre.

Las particularidades del mundo de BoJack, que parodia a la perfección a Hollywood y sus derivados, no son sólo una novedad en el primer episodio para luego dejar de ser importantes. Siguen siendo cruciales en los chistes de la serie y ayudan a contar las historias, llegando a niveles de emotividad que sorprenden.

Por otro lado, la narrativa es una fuerte crítica a nuestra sociedad, puesto que en teoría Bojack solo quiere amar y ser amado, pero hay una fuerza de autodestrucción que lo impulsa a ir todo el tiempo en dirección contraria a lo que realmente desea, pero ¿qué quiere un Bojack Horseman? En toda la serie vemos que en realidad no quiere nada, que es un eterno insatisfecho y que su alma es un verdadero pozo sin fondo.

Con infinidades de puntos reflexivos Bojack Horseman es una verdadera obra de arte compleja, con su increíble cast de personajes, animación de maravilla y excelente escritura, la serie queda establecida como una de las mejores ideas de narrativa que marca que la animación es algo más que para niños.

Eff C.

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, trabajó como encargada del área de prensa del Ministerio de Cultura y especialista de campañas creativas en  la Cámara de Comercio.  Actualmente desempeña el cargo de jefa de prensa para una importante marca.

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe