Medellín, ciudad con memoria

Medellín es una ciudad que volvió a nacer. Tras décadas de vivir entre lágrimas y disparos, que dejaron 600 mil victimas aproximadamente en todo el tiempo de violencia punzante, hoy se viene zafando polvo a polvo de la sombra de Pablo Escobar y compañía, mostrándose al mundo con un rostro moderno, como una urbe muy segura y, sobre todo, amigable.

Escribe John Santa Cruz*

¿Para ti qué significa la palabra “miedo”?, le preguntaron a Orlando Vásquez, de tan solo 6 años, cuando los investigadores del Museo Casa de la Memoria comenzaron a levantar testimonios entre los niños que vivieron los años más álgidos en Medellín. El niño respondió: “Es que mi mamá maneja un carro, y entonces unos señores de la cañería no pueden comer, y rompen el vidrio del carro y la matan, también a mi papá, y vivo solo”. La visión cruda y sin filtro de un infante en aquellos años de violencia extrema, refleja el sentir de toda una generación que hoy, tras algo más de veinte años de la muerte de Pablo Escobar, por fin respira un bocado de paz. Pero ojo, sin olvidar. La memora sigue latente, pero duerme tranquila. Hoy esta metrópoli verde es un escenario de vida. Y esto lo notas al salir del museo en mención, que fue creado en 2006 a partir de una iniciativa del Programa de Atención de Víctimas de la Alcaldía de Medellín, “con el fin de contribuir desde el ejercicio de la memoria en escenarios de diálogos abiertos y plurales, críticos y reflexivos, a la comprensión y superación del conflicto armado y las diversas violencias de Medellín, Antioquia y del país”. Así reza su legado. El museo se aloja en el barrio Bicentenario, a diez minutos del centro. Pisar este recinto es fuerte, se te hace un nudo en la garganta, pero es necesario para entender el valor de un pueblo y así comprender su idiosincrasia.

Pero en Medellín también se respira arte, por todos lados, aunque la meca está en la Plaza Botero, que podría verse como un museo al aire libre, donde se muestran 23 esculturas de bronce, rodeadas de palmeras que hacen perfecto juego con el azul del cielo y las ropas multicolores de los turistas de todas partes del mundo que visitan este lugar para encontrar algo nuevo entre tanto edificio y el tráfico de la ciudad. El autor es Fernando Botero, dibujante, pintor y escultor colombiano, reconocido por utilizar mucha voluptuosidad en sus trabajos artísticos que despiertan la curiosidad y la atención, lo que te lleva a admirar una belleza monumental. Las 23 esculturas en la plaza fueron donadas por Botero y representan cada una de ellas temas específicos. Figuran entonces: Maternidad, Mujer con fruta, Mujer con espejo, Hombre Caminante, Mujer sentada, Mujer reclinada, Hombre a Caballo, Soldado romano, Hombre vestido, Mano, Cabeza, Pensamiento, Adán, Eva, Caballo, Perro, Gato, Esfinge, Rapto de Europa, Caballo con bridas, mujer vestida entre otras. La tradición es que te tomes una foto con cada una de las esculturas. Al frente se encuentra el Museo de Antioquia, el más importante de la ciudad, donde se aprecian otras obras del autor.

La Plaza Botero.

Ya son cuatro veces que visito esta ciudad, y cada vez que regreso a la Comuna 13 siento que mi viaje está completo. Si hay un lugar en Medellín que muestra la transformación social y de seguridad que ha vivido Colombia en los últimos años esta es la Comuna 13. En menos de veinte años han sustituido las pistolas por micrófonos, los guerrilleros por artistas, el odio por amor, la venganza por esperanza y la tristeza por color. Comuna 13 Medellín es el mayor modelo de convivencia y paz del país ya que la cultura junto al arte toca la fibra de los más sensibles invitándoles a cambiar su forma de pensar y actuar. Esta comuna dividida en 31 barrios y con 160 mil habitantes fue reprimida por el Ejército Colombiano y las fuerzas paramilitares en la Operación Orión bajo el mandato de Álvaro Uribe en el año 2002. La situación era insostenible. Grupos civiles armados se habían apropiado de barrios contando con una zona de influencia jamás vista hasta entonces. Las calles derramadas de sangre, las extorsiones a comerciantes y los secuestros estaban a la orden del día, por lo que el estado soberano no tuvo más remedio que actuar. A pesar de ello, esta acción no estuvo exenta de polémica. Se utilizó toda la artillería además de aviación para reprimir a las FARC y otras milicias causando centenares de fallecidos, heridos y desaparecidos en la población civil inocente que se encontraba en medio del conflicto. Pero hoy crecer paz y arte, lleno de grafitis y música. Es un lugar que recibió todo el apoyo del gobierno.

Teleférico de Medellín.
El tren de la ciudad.
La Feria de Las Flores.

A las afueras de Medellín se vive otra fiesta. La Feria de las Flores se ha convertido en el evento insignia de Antioquia, que se celebra todos los años a principios de agosto y es la oportunidad para que la “Ciudad de la Eterna Primavera” muestre al mundo el carácter, el valor y las raíces de la cultura “paisa” a través del color y el olor de la siempreviva, el clavel, el girasol, la orquídea y muchas más variedades igual de bellas. Las protagonistas son las flores, que son exhibidas en las ya famosas silletas que llegan a pesar hasta 70 kilos con unos diseños espectaculares. La Feria se lleva a cabo desde 1957 y es en el corregimiento de Santa Elena donde se diseñan y arman las silletas. De allí salen el día del desfile unos 500 silleteros acompañados de comparsas y algunas carrozas para desfilar orgullosos por las calles principales de Medellín. La preparación es desde febrero cuando se empieza con el sembrado, haciendo los cálculos perfectos para que cada variedad esté florecida para la fecha de la Feria de las Flores. Para la elaboración de las silletas participan todos los integrantes de cada familia dedicada al cultivo de flores en las 11 veredas del corregimiento, y el diseño va de acuerdo con la categoría en la que van a participar. Durante el recorrido por las calles de Medellín son ovacionados por el público por donde pasan estos hombres y mujeres, que llevan en sus espaldas cada silleta con un diseño exclusivo que lleva en promedio unas 75 especies de flores. Esto es simplemente un despliegue de color infinito.

* Director de Cocktail

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe