Protos 27: La nueva mirada de Protos

La firma de Ribera del Duero se acomoda a las nuevas tendencias y presenta en Lima un delicioso Protos 27. Eso no es todo, andan afinando un chardonnay en Rueda y un nuevo rosado con estilo Provenza. Para todos los gustos.

Escribe John Santa Cruz*

Luisa de Paz anduvo por Lima y nos dimos un tiempo para compartir unas copas y conversar sobre todo lo nuevo que Protos está proponiendo al mercado local. La export manager no se complica en afirmar que la firma de Ribera del Duero también está pendiente del ondulante camino del consumidor final, por ello vienen desarrollado vinos que encajen en estas nuevas olas de preferencias. Por lo pronto, lo que acaba de aterrizar en Lima es el Protos 27, un tinto que se gestó por los 90 años de la bodega en 2017, y que en estos dos años que ya circula en cavas de todo el orbe, ha tenido una aceptación impactante. Al parecer, como me relata Luisa, el perfil que tiene este 100% tempranillo gracias al meticuloso trabajo que se hizo en bodega, calzó bien en esta hambre de sensaciones nuevas. Es un vino moderno pero a la vez complejo, que estoy seguro les gustará cuando lo prueben.

El Protos 27, como les comenté, es una edición especial que nació para quedarse. La idea tras su creación fue muy interesante, puesto que se buscó expresar el terruño más que la fruta, donde la intervención en bodega sea de bajo impacto. Es por ello que se manejaron micro vinificaciones por separado, utilizando unas veinte barricas distintas, para buscar un perfil definido. Es más, solo se trabajó con levadura saccharomyces para la fermentación. El resto de levaduras (cinco identificadas) fueron autóctonas para redondear al vino con todo lo que el terruño le proporciona. Así se garantiza identidad total. El resultado fue presentado a las distintas asociaciones de sumilleres de España, y entre ellos escogieron cuál de las microvinificaciones era la más interesante. En su mayoría coincidieron con la muestra escogida, entonces se procedió a criar el vino unos 16 meses en barrica nueva de roble francés, para luego darle un descanso de un año. Y así nació.

Pero había que probar tan llamativo vino, identificable en el acto, pues lleva la primera etiqueta con la que Protos salió al mercado, cuando se presentó en la Exposición Universal de Barcelona en 1927 y ganó la gran medalla de oro. Al descorcharlo escapan los aromas afrutados, y al darle el primer sorbo se torna fresco, con decibeles de intensidad, algo complejo y elegante en nariz, con una amplia gama de matices, donde la tempranillo se integra de manera perfecta con los aromas terciarios que aparecen a lo largo de la crianza. Ya en boca la potencia, concentración, persistencia, redondez y equilibrio nos van a proporcionar un vino de largo recorrido, que va a ir mejorando en la botella durante mucho tiempo. Si eres ya conocedor de Protos, vas a notar en el acto que estamos frente a un vino moderno, con ganas de mostrar un rostro distinto, con sentimiento propio. Y esto demuestra que detrás de las barricas las ideas fluyen como levaduras. Se preparan otras sorpresas, como un vino orgánico certificado, por ejemplo. Protos anda moviéndose.

Luisa, abre el Protos Reserva en el lobby del Country Club en San Isidro, y me cuenta que para captar un poco la atención del millenial están refrescando algunas etiquetas, como por ejemplo las de su verdejo de Rueda con una botella tipo Borgoña con cápsula plateada, u optando por el color de uno de sus rosados, el Protos Aire, que luego de varios lustros decidieron ir por la tendencia y presentarlo más a lo Provenza, dejando de lado ese color que lo caracterizaba. Ojo, esto es un negocio, mírenlo por ese lado. Pero sigue siendo un rosado robusto, de esos que te tocan la campana de Ribero por donde lo pruebes. Pero los cambios, regresando a Rueda, son un poco más estructurales. Para nadie es un secreto que el estilo para los verdejos han mutado en los últimos años. De pasar a ser blancos exuberantes, hoy se busca más fineza, con volumen en boca, por ello su fermentado en barrica fue todo un éxito. Y hoy preparan un chardonnay de la misma zona, que ya pronto llegará por estos lares.

Luisa de Paz.

Y todo este emprendimiento de Rueda por parte de Protos se dio con el respaldo del enólogo José Carlos Guzmán, pionero de la zona. Durante quince años entrenó a María Elena Bonilla, que hoy es la enóloga en jefe de todo Protos. Y para continuar con las novedades, se viene en cartera un vino de pago dentro de Ribera del Duero, y una bodega solo para rosados en Cigales, pero aún no definen bajo qué denominación de origen salir. Lo cierto es que de aquí saldrán unos rosados para el recuerdo. Lo interesante de esto es que con una planta solo para este estilo de vinos, las posibilidades son variopintas. Estos rosados son 100% tempranillo, como reza la filosofía de la bodega. Por ello en Protos hacen acertadamente las cosas, ya que se especializan en tempranillo, verdejo y ahora en chardonnay. Salud por eso.

* Director de Cocktai

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe