Satipo, el Edén peruano

Alejarse de la rutina no suena fácil, pero con un paisaje tan hermoso como la selva de Satipo, todo es posible. Una nueva alternativa de viaje, una ciudad bella por donde la veas abre sus puertas al turismo y busca convertirse en tu destino favorito. ¡Bienvenidos al Edén, bienvenidos a Satipo!

Escribe: Sophie Victorio*

Visitar nuevos horizontes fue una de las mejores decisiones que tomé en mi vida. La experiencia de viajar a la provincia de Satipo, ubicado en el Selva Central, exactamente a 12 horas de la capital, fue maravilloso. Lugares como sus cataratas, sus centros de esparcimientos y hasta la gastronomía son realmente fascinantes. Si deseas realizar un viaje diferente así como yo, no busques más y decide por visitar Satipo.

Al llegar a Satipo lo primero que debes hacer, y por recomendación, es vacunarte contra la fiebre amarilla, que es contraída por zancudos que pululan por la zona. Después de ello me alojé en el hotel “Mayros” (muy bueno, realmente lo recomiendo), que se encuentra a dos cuadras de la plaza de armas. Una vez hospedado y satisfech(a) por la atención, puedes acercarte al centro de la ciudad donde encontrarás una caseta de la Municipalidad Provincial de Satipo ofreciendo rutas turísticas. Lo seguro es que no te arrepentirás de los hermosos lugares que puedes conocer muy cercanos a la ciudad.

El primer recorrido turístico es la zona nativa Ashaninka, donde te dan una bienvenida muy agradable en su lengua original, realizan un saludo ritual que representa la bienvenida al lugar . Luego conocí su arte a través de sus artesanías,  cultura,  baile, gastronomía, entre otros juegos didácticos como el arco de flecha y el encuentro de fútbol, donde perciben una pelota hecha con hojas muy resistentes del lugar. Lo curioso es que la gente está acostumbrada a no usar zapatos, ya que sus pies como ellos lo llaman “son de  hierro”. Aquí no pude resistirme del delicioso Paiche cocinado a base de leña acompañado con yucas de siembras nativas.

Habitantes de la comunidad Ashaninka.
El paiche elaborado con leña.

Cabe resaltar que Satipo es la única provincia del Perú que tiene la dicha de tener 7 de las 8 eco regiones. La más parecida es la ciudad de Trujillo, pero la primera es parte selva alta hasta la cordillera y la segunda de costa hasta la cordillera respectivamente.

El viaje me permitió conocer cataratas  majestuosas y la laguna Tuntuca es un lugar que al llegar, nunca querrás irte. La vista de los bosques es imponente y el marco perfecto de las caídas de agua.

Catarata ‘Tina de piedra

Nos encontramos con la naturaleza virgen, estamos en la catarata ‘Tina de piedra’, cuyo verdadero nombre es Imperitaja (que significa Tina de piedra en idioma Ashaninka), está ubicado en el distrito de Pangoa. Esta catarata fue descubierta aproximadamente en los años 90´. La caída nace del rio Chavini, y  la corriente es de 15 metros de altitud, su profundidad es de 4 metros con un diámetro similar. En la zona me encontré con Crisanto Martinez, quien es presidente del comité de turismo de ‘Tina de piedra’, y me comentó que esta catarata es una de las principales atracciones turísticas que se trata de promocionar y rescatar, pero que no es la única porque a 3 km. existen 3 cataratas más. Además, rescata que  los hermanos de la sierra aportan su ‘granito de arena’ a las tierras de los nativos ashaninkas para apoyarlo en la recuperación de estos lugares turístico. Asimismo, recuerda que el gobierno local es quien está apoyando a que estas tierras sigan existiendo y, sobre todo, sean consideradas un patrimonio para que su visita se convierta en una costumbre por los turístas.

Catarata Tina de Piedra.

Catarata ‘Gallito de las rocas

Gallitos de las rocas se ubica a solo 10 minutos de camino del poblado de San Antonio, en este lugar pude observar un grandioso bosque y un puente colgante que cruza el río Satipo. Su nombre proviene del ave Rupícola Peruviana, especie que anida en lo alto de las paredes rocosas y es un ave emblemática del Perú. Este lugar no dejará de sorprenderte, ya que podrás sentir la brisa en el rostro y escuchar la caída de la catarata. Además, la vista se embellece al observar la gran cantidad de mariposas que habitan dicho espacio y que con sus colores –que van desde  los anaranjados y azules – alegran la vista, y porque no, los recuerdos fotográficos.

Catarata Gallito de las rocas
Mariposa Azul.
Puente colgante.

Catarata San Andrés

Esta cascada se ubica muy cerca del distrito de Covirialli. Este sitio se ha convertido en un lugar muy turístico y  muy visitado. La cascada está condicionada para el acceso turístico, desde un camino de fácil ingreso, un huaro o tarabita mecánica que cruza la caída de agua y tres pozas escalonadas que sirven de balneario a los visitantes.

Catarata de San Andrés.

Y, no puedo olvidar a la laguna Tuntuca, que para llegar a este lugar realizamos un largo viaje de unas casi tres horas. El clima en esta zona es impredecible, a veces la podrás encontrar totalmente cubierta de neblina, y en otras ocasiones estará despejado. La laguna está ubicado a 4289 msnm, por tal motivo, se recomienda llevar ropa abrigadora para no sentir tanto frío. Cabe recalcar que en esta zona no hay centros poblado cercano, salvo algunas chozas que son pertenecientes a pastores que por su costumbre soportan todos los cambios climáticos.

Bosque Kompero

Esta experiencia es sin duda inolvidable, ya en este bosque llamado “El Kompero”, que es un ave que habita por esto valles en forma solitaria. Edwin Miranda Quispe, dueño del bosque, me cuenta que en esta zona la tecnología no funciona y el estrés no existe. Podrás encontrar diferentes tipos de árboles y planta medicinales, y más aún tener una aventura al estilo de Tarzán. Hay que señalar que al ingresar al bosque lo primero que encontrarás es un árbol con historia, un árbol misterioso que tiene una forma de una mujer. Sin duda, se quedará totalmente sorprendido(a) como lo hice yo. También el bosque cuenta con una gran variedad de plantas curativas, las cuales pueden tratar desde picaduras hasta mal de amores. La historia siempre nos recuerda que nuestros antepasados vivían sin hospitales ni medicinas, pero  sí la ‘pachamama’ (tierra), aquella deidad que daba vida por vida. No se puede dejar de visitar este bosque para incrustarse en la cosmovisión selvática y, porque no, disfrutar de un momento alejado de todo y encontrarse a uno mismo en una profunda meditación escuchando el cantar de las aves.

Vista desde arriba del bosque.
Dueño y guía de la ruta del bosque El Kompero
Mujer Misteriosa- árbol

Gastronomía

He aquí, el punto fuerte del recorrido, después de conocer cuales son algunos de los puntos principales para visitar, indudablemente nos dará hambre y para ello, la ciudad de Satipo tiene una generosa variedad de platillos dispuestos a satisfacer el gusto del paladar más exigente.

Para empezar, un plato tradicional de la costa, pero que lleva ingredientes de la selva y se acompaña muy bien con los piqueos tradicionales. Me refiero al Arroz chaufa de Cecina, sí el mismo que en Lima se acompaña con ti pa kay o chi jau kay, pero acompañado con un implemento natural de la selva, la que es la carne seca del curado de carne de vacuno. Por otro lado, el Chicharrón de Doncella, pescado típico de la zona, es una exquisites que solo puede ser acompañada por yucas y la sarsa, en este caso selvática. Un platillo que busca ubicarse entre los preferidos de los turistas. La carne de Doncella es tan deliciosa que puede considerarse entre los principales atractivos de la zona.

La infaltable trucha frita adorna el menú tan variado. La Trucha es típica y oriunda de la zona, los criaderos ofrecen lo mejor de los cuidados para que este pescado tenga el tamaño, el sabor y la calidad que necesita para servirse en un plato digno de nuestro país. Además, cualquiera de estos platos se acompaña con un refresco de camu camu, fruto proveniente de la selva. Sin duda alguna, estos tres platillos son solo el inicio y la presentación de una gama alta de calidad y sabor, ese sabor especial a familia, a selva, a Perú.

Trucha frita.
Chicharrón de doncella.
Arroz chaufa con cecina.

La historia de Satipo no es solo por ser un punto atractivo para el turismo y el esparcimiento, sino que también son un punto importante de exportación de café y cacao. Virgilio García, que lleva 13 años trabajando en la cooperativa, se ha constituido con 700 productores de café, cacao y miel de abeja en los principales exportadores de la zona, trabajando con empresarios que llevan los productos nacionales a países como EE.UU. y Canadá bajo el rótulo de la marca Pangoa. El origen de este producto es excelente, cultivado en los bosques llenos de vida de la selva, el café tiene un sabor especial que le da ese punto distinto frente a los cafés internacionales y; además, compite con otros exportadores como Colombia, Brasil y México. Uno de los principales productos exportados es el café tostado.

Café Orgánico.

Lamentablemente, el Perú no ha puesto su vista inversionista en este capital que podría darnos una verdadera satisfacción (y no solo al paladar). La exportación de la miel inició en el 2004, el café en el 2008 y en el 2011 empezó el trabajo con el cacao. Según Virgilio, el gremio nacional de productores tiene su sede en lima y mediante a ellos podemos conseguir más inversionistas. Además, cuentan con la certificación orgánica para llevar a cabo la planta de exportación, donde tienen más de 20 registros.

Dueño del Coffe break Satipo.

El punto principal, la cafetería Coffee Break Satipo, según Roger Champi Tinco, dueño de este hermoso coffee busca revalorar sus productos netamente provenientes de la zona y cuenta con cuatro especialidades en café. ¿La idea? Concientizar  y enseñarles las bondades del café para que la gente aprenda a consumir los productos nacionales. Recuerda que en la zona de San Miguel de Mazamari, provincia de Satipo, se produce el café de exportación. La ventaja es que este producto se abre paso solo en el extranjero, ya que los conocedores saben que el café es un lujo. En el Perú solo el 3% consume este producto, pero en el exterior es más valorado, lo cual genera el decrecimiento de la economía en la selva central.

Roger comenta que en la provincia de Satipo existe el destilado de café o de cacao, lo llaman así porque  su preparación consiste en remojar los granos de café o cacao en caña lo que produce un licor dulce con su toque de amargura ¡Delicioso! Y poco a poco el licor de crema de café se esta haciendo más conocido a nivel nacional e internacional. No hay duda que con un poco más de apoyo esta iniciativa productora podría convertir al Perú en una potencia mundial del café.

Por su parte, el alcalde de Satipo, Teódulo Santos Arana, asegura que “Satipo es un atractivo para todo aquel que quiere salir de su mundo tecnológico, hay bosques forestales, etnias que viven en contacto con el mundo, el acceso es fácil porque las carreteras están totalmente asfaltadas”. Es decir, que solo es cuestión de decidirse por darle la oportunidad. Además, cuentan con un sistema de paseos por las cataratas ya mencionadas y la comida sin dudarlo, alegrará a todos.

Satipo, en el corazón de la selva central es uno de los principales atractivos turísticos que con una buena gestión podría crecer y desarrollarse. Me llevo el mejor recuerdo de esta hermosa ciudad, de su gente, de su comida y hasta me atrevo a asegurar que Dios al Edén le cambió de nombre y le puso Satipo.

Periodista*

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe