Su nuevo comienzo

“Yo no he tomado deliberadamente esas sustancias”, siempre fue la frase de defensa del nadador peruano Mauricio Fiol, de tan solo 22 años. Pero desde hace un mes aproximadamente empezó a ser efectiva la pena máxima que le impuso el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) que declaró infundada la apelación del nadador nacional ante la sanción por dopaje que recibió en los Juegos Panamericanos Toronto 2015. El castigo es por 4 años, el mismo que le impide participar en competencias internacionales y nacionales respaldadas por cualquier federación a nivel mundial.

“Confieso que siento una gran rabia y frustración. Tengo muchas cosas que decir sobre el maltrato que, como deportista peruano, he sentido durante todo este tiempo. Hay que aceptar que esta competencia la perdí frente a la autoridad internacional”, expresó Mauricio a través de un video publicado en su cuenta de facebook, en donde además reveló cuál será su nuevo objetivo para este 2017. “Me comprometo ante todos ustedes a batir el récord Guinness. Voy a nadar sin parar por más de veinticuatro horas”, expresó con la honradez y humildad que lo ha caracterizado siempre a pesar de lo que vivió. Pero recordemos con él su camino a este nuevo comienzo…

Campeón desde siempre

Desde muy pequeño le han gustado todos los deportes que tienen que ver con el mar, en especial la natación. Es en esta etapa que su madre lo incentiva a participar en los campeonatos que se realizan en el Club Regatas, al cual ya asistía constantemente, y es en ese mismo periodo en que gana su primer campeonato. Así, poco a poco, las vacaciones en el Regatas se convirtieron en entrenamientos, y los entrenamientos en forma de vida. De dos a tres veces por semana pasó a entrenar todos los días, y de un momento a otro ganó su primer certamen nacional, su primera Copa Pacífico, su primer Campeonato Sudamericano Juvenil y su primer Campeonato Absoluto. Sus triunfos siempre han sido progresivos y en base a su propio esfuerzo. Fue así que de entrenar en el Regatas pasó hacerlo en clubes de España, Brasil y Estados Unidos. El estilo de nado por el cual más trofeos ha recepcionado es el mariposa (nado con los dos brazos y los dos pies), pero también ejecuta el estilo libre (también utiliza los dos brazos, pero no en simultáneo).

Camino a los Panamericanos

Fiol quedó puesto 22 en las eliminatorias generales de los 200 metros estilo mariposa en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Estos juegos olímpicos fueron los primeros en los que participaba, en ese entonces era de los menores de edad (17), y llegó a ellos luego de ganar su primera medalla absoluta (categoría abierta a todas las edades) en el Campeonato Sudamericano, así clasificó de inmediato. Fue una gran experiencia para él e hizo una de las mejoras marcas para participantes de su edad, y pensar que casi no viaja por problemas burocráticos. Luego de estos juegos participó en varios campeonatos mundiales, llegando a ocupar entre la sétima y octava mejor marca del mundo en los 200 mariposa. Así entró a un programa exclusivo en donde ingresan los mejores deportistas del mundo. Como tal, participó en los Juegos Bolivarianos 2013 donde fue el participante con más medallas de todas las disciplinas. También compitió en los Juegos Odesur 2014 con muy buenos resultados.

Panamericanos 2015, los juegos que le cambiaron la vida

Fiol se había preparado muy duro durante ocho meses para los Juegos Panamericanos Toronto 2015, porque esa no era su meta (su fin era llegar a las Olimpiadas de Brasil 2016). No compitió con regularidad esa temporada, solo entrenaba fuertísimo, en altura y con médicos especializados, con una preparación especial que le costó una fuerte inversión, que al final le dieron buenos resultados, así alcanzó la medalla de plata en los 200 metros mariposa, pero todo se perdió de un momento a otro. Como en toda competencia, se realizó el control antidoping para saber qué tipos de sustancias ayudan al rendimiento de un atleta. Existen tres tipos de prueba antidoping: de orina, de sangre y de cabello. En los Panamericanos 2015 por esas cosas del azar (y por puestos deportivos), le realizaron el antidoping de orina a Mauricio (el de sangre y el capilar siempre son menos frecuentes de hacer, pero más exactas).

Nuestro deportista, como siempre (ya le había tocado hacer la prueba muchísimas veces antes) se la hizo, pero esta vez los resultados serían diferentes: el control fue tomado el 12 de julio, previa a su participación en Toronto. En la muestra encontraron estanozolol, una sustancia anabólica que ayuda a incrementar la masa muscular, prohibida para los deportistas. Lamentablemente debido a esto, Fiol perdió la medalla de plata que alcanzó en los 200 metros mariposa y no competió en la final de los 100 metros mariposa a la cuál estaba seleccionado. “El protocolo deportivo estableció que se le suspende
inmediatamente a la espera de la resolución final, retirándosele la medalla obtenida e impidiéndosele seguir participando en los Juegos Panamericanos”.

La verdad, su verdad hasta el final 

A Mauricio le encontraron esa sustancia en muy bajas concentraciones, él se hizo (por su parte) un antidoping de cabello y en sus resultados no a pareció porque eran concentraciones mínimas, es como el mismo deportista nos dijo, salvando las distancias del ejemplo: “si uno consume mate de coca en una prueba de orina te sale como hubieses consumido cocaína, pero si te haces la prueba capilar esta sustancia ni aparece porque las cantidades que hay en el mate son ínfimas”. Él siempre tuvo dos teorías para determinar de cómo llegó esa sustancia a su organismo. “Uno, un sabotaje, y dos, a través de consumo de carne que contenía esta sustancia, cuyo uso en la carne de vacuno no es controlada por Senasa (Servicio Nacional de Sanidad Agraria)”. Muy distinto a un caso similar ocurrido el año pasado a dos voleibolistas peruanas en México, quien como país sí asumió la responsabilidad del consumo de carne contamina con una sustancia no permitida.

El fin de una etapa, el inicio de otra

Por más de un año y medio, Mauricio Fiol no se dio por vencido cuando trató de demostrar su inocencia. El nadador peruano apeló ante la más alta autoridad de justicia deportiva, el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) por la sanción máxima de cuatro años que le impuso en marzo del año pasado la Federación Internacional de Natación (FINA), pero de nada sirvieron ni sus energías desplegadas ni todo lo gastado –por su cuenta- para su defensa. Con la decisión final del TAS, Fiol Villanueva deberá cumplir la sanción impuesta por la FINA y esperar oficialmente hasta el 11 de julio de 2019, quince días antes de los Juegos Panamericanos que se realizarían en Lima para competir oficialmente. “Tengo que cumplir los 4 años de suspensión que me impusieron por haber encontrado en mi organismo una sustancia que jamás consumí voluntariamente, y a pesar de que afuera no fui escuchado y en mi país fui abandonado por las autoridades que me prometieron su apoyo, siento que mi esfuerzo no ha sido en vano. Quiero agradecer a los pocos que me alentaron, expresó con gran tristeza en sus redes sociales al enterarse de la decisión final.

Estamos seguros que todo lo que ha vivido y sobre todo lo que le ha pasado en su carrera profesional le servirá para forjarse –más– como el gran deportista que es, y seguirá brindándonos triunfos y alegrías. Le deseamos lo mejor.

Escribe Carlos Omar Amorós / Periodista

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe