Toto Fernández: Arte de introspección

Toto Fernández Ampuero es de aquellos artistas que impone un estilo propio, que lo hace único. Este nuevo encuentro con el artista supone una reflexión de su arte, que a su vez es su forma de ver la vida.

Escribe Omar Amorós*

Hace dos años presentaba la exposición: “Todo lo que sabemos de ellas” como colofón de la etapa de su concepción de la femineidad y la ironización (desde su punto de vista masculino y su alter ego) de conocer mucho a la mujeres cuando en verdad no sabía nada.

Artista de procesos
Todo artista debe vivir de procesos. El cuadro terminado, la composición culminada o el libro finalizado son el resultado de una batalla perdida o ganada, un fracaso o un éxito. El proceso queda como testimonio, es de lo que se alimenta el artista para crear, de la experiencia que ha vivido para lograr lo que se ha propuesto. Cuando un artista tiene constancia en su trabajo es cuando entiende los procesos de creación, sostiene con precisión Toto mientras esperamos a que nos traigan el almuerzo. “En mí influye mucho los espacios. Cuando me involucro en algo cubro muchos aspectos no solo de lo que quiero hacer, sino dónde lo hago y cómo lo hago”.

Este año vimos de él “Mindfulness” (cuyo significado es disfrutar despreocupadamente el instante íntimo). Para esta muestra desde un inicio Fernández ya tenía en claro cuál iba a ser su proceso de creación, fue algo muy intuitivo porque tenía imágenes en la mente, incluso algunas las desechaba porque no sabía que significaban. Poco a poco al rescatar de su cabeza las imágenes, empezó a fotografiar a los modelos en función a esas ideas y solo pintaba las que se desarrollaban por intuición.

Filosofía y arte
Su última exposición (Mindfulness) se llamó así por un tema de ironía. “El nombre surgió como un guiño a estos tiempos en que el bienestar mental, la búsqueda de uno mismo, todas esas ideas vienen como en sachets (de consumo rápido y desechable). “No digo que esté mal esa filosofía, lo que pasa es que toda esa onda de la autoayuda reemplazó a las enseñanzas de los grandes pensadores”. Justamente para esta última muestra leyó mucho de Camus y de Foucault, pensadores que dicen la verdad. Pero, la humanidad no está dispuesta a escuchar la verdad (se cual sea) a nombre de una felicidad que no existe.

Para Toto solo existen momentos felices y no son como los libros de autoayuda o los influencers nos venden. Son instantes de feliz existencia, y eso es lo que nos mostró Toto en esta última exposición: “Los cuadros eran escenas que decían todo y nada a la vez. Lo que buscaban esas imágenes era una verdad, no sé si mi verdad. Pero si traté de ser lo más honesto posible al momento de pintarlos”.

Pintar el hoy
Siempre su trabajo tiene algo de autobiográfico, sobre todo porque vive para él y forma parte de su vida. “A veces no sé diferenciar esa línea entre trabajo y vida porque vivo para pintar, enseñar y educarme”.

Como todo creador es una persona muy curiosa “La experiencia es la única forma de saciar la curiosidad” y siente que la gente de su generación (tiene 48 años), dejaron de vivir a los 25 años porque se graduaron, se casaron y tuvieron familia, ya no volvieron a escuchar a su curiosidad. Pero él es una persona que tiene mucha hambre de aprender, de saber cómo se descifra el hoy. “Siempre trato de pintar el hoy, por eso en mis últimas muestras he retratado el tema de las redes sociales, de cómo vemos al otro. Pero, sobre todo la necesidad de crear una forma de ver a través de mi trabajo, de mis cuadros”.

Creador de imágenes
La conversación con el almuerzo y unas copas de vino se vuelve más amena e introspectiva. “He llegado a una etapa en mi carrera que por la forma como ubico a los personajes, cómo los planteo y los pinto me identifica. Lograr eso ha sido un proceso largo de casi 20 años de trabajo, pero es a lo que debe apuntar uno. Al hacer mis propias imágenes y al ser consciente de que vivimos en un mundo donde la imagen está tan saturada por internet y que es fácil buscar referencias o copiar de cualquier lado. Yo como artista figurativo creo mis propias imágenes”.

Toto Fernández no se cansa de crear: en noviembre formará parte de una exposición en Alemania, antes de fin de año piensa lanzar una nueva colección de cuadros junto a su colega Flavia Meléndez para su Proyecto Amapola. El próximo año formará parte de una nueva edición de Parc Lima, y realizará un open studio (venta) de creaciones de profesores y alumnos de su taller que cada día tiene más adeptos.

*Editor de Cocktail

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe