Vinos con sello propio

Muchos desconocen la gran variedad de vino que se produce en Galicia. Más allá del albariño y del ribeiro, la comunidad gallega cuenta con otros vinos de inigualable calidad. Nuestro director cató vinos por estos lares y estas son sus apreciaciones.

Fotos y texto de John Santa Cruz*

Iniciamos este recorrido por Rías Baixas, quizás la más famosa de las denominaciones de origen gallegas, territorio del archiconocido vino albariño, y además la más grande tanto por extensión como por número de bodegas. La DO Rías Baixas superó en 2018 los 20 millones de litros de vino y las 32 mil toneladas de uva, y se caracteriza por sus vinos blancos, perfectos para maridar con pescados y mariscos, aunque también los hay tintos y espumosos. Es una de las denominaciones que caen perfecto con la cocina marina acá en el Perú. Son vinos producidos a baja altitud, en zonas costeras o cercanas a ríos. La uva principal es la albariño, aunque también se emplean uvas como loureira, treixadura o caíño blanco. Rías Baixas se divide en cinco sub zonas (Salnés, Rosal, Condado, Soutomaior y Ribeira do Ulla), principalmente a lo largo de la provincia de Pontevedra. La sede de la Denominación se encuentra en la ciudad de Pontevedra, en el histórico Pazo de Mugartegui, mientras que Cambados se erige como la capital del albariño.

El albariño ha cobrado fama mundial en las últimas décadas, llegando a ser considerado el mejor vino blanco del mundo por varios afamados críticos. Rías Baixas es además una de las primeras rutas del vino de España. Los blancos de las Rías Baixas son de color amarillo pajizo, frescos y suaves, con acidez equilibrada y amplios matices. En nariz, aromas florales y frutales finos de intensidad media. Un vino en definitiva que siempre lleva las de ganar allá por donde se mueve y que ha sido la locomotora para el resto de vinos gallegos. En Rías Baixas hay demasiados proyectos interesantes, pero uno de los más relevantes históricamente es Pazo de Señoráns, quien con su Selección de Añada apuesta por la uva albariño y su potencial de guarda (sale al mercado con 8-9 años de crianza reductiva en depósito de inox). Otro de los que me agradó fue el Palacio de Fefiñanes y su III Año de Fefiñanes, otro claro ejemplo del aguante de la variedad con el paso del tiempo. Martín Códax, por otro lado, es un gran ejemplo de cooperativa que elabora vinos tan populares como el Martín Códax, y otros de complejidad y personalidad tan arrolladora como el Gallaecia. Finalmente está también Lusco, es una pequeña bodega del Condado que recuperó el grupo González Byass y que está haciendo vinos muy honestos con bocas muy equilibradas y complejas.

Ribeiro

El ribeiro es otro de los famosos vinos gallegos. Creada en 1932, la Denominación de Origen Ribeiro es la más antigua de las gallegas y una de las DO históricas de Europa, pues es un vino que se elabora desde la época romana. Desde el siglo IX el vino ribeiro ha servido las mesas de muchos nobles, sobre todo entre los siglos XIV y XVI cuando se exportaba a varios países europeos. Curiosamente el ribeiro fue el primer vino occidental en llegar a América, de la mano de Cristóbal Colón, y durante siglos fue el principal vino de los reinos cristianos. Hoy es un vino muy popular y con gran proyección gracias al excepcional trabajo de recuperación realizado en los últimos años. Su producción superó los 14.200 toneladas de uva y los 8 millones de litros en 2015. El 85% de la producción es de vino blanco.

En su elaboración se utilizan diferentes variedades de uva, como treixadura, loureira, torrontés, albariño, albilla, godello, más las foráneas macabeo y palomino, entre las blancas; y caíño, ferrón, sousón, brancellao, mencía, garnacha y tempranillo en las tintas. El mayoritario ribeiro blanco se caracteriza por ser limpio y transparente, con tonalidades que van desde el pálido al pajizo, con reflejos verdosos. En nariz, aromas florales, a frutas y balsámicos. La comarca de O Ribeiro es la zona comprendida en la confluencia de los ríos Miño, Avia, Arnoia y Barbantiño, al oeste de la provincia de Ourense. Su capital, y sede de la Denominación de Origen, es la histórica villa de Ribadavia. Entre los vinos que destacaron en mis catas están los de Luis Anxo Rodríguez, quién es uno de los grandes de la zona. Bodega multipremiada y sus vinos siempre rozan la excelencia. Muy destacable el Viña de Martín Escolma o el A Teixa. Emilio Rojo es otro referente internacional con la bandera de la elegancia impresa en el vino del mismo nombre que el autor. Me llamó la atención el Casal de Armán, bodega que ha integrado el concepto del enoturismo hasta el fondo: restaurante, alojamiento y bodega. Tiene algunos de los mejores vinos de la zona y apuesta por la enología y viticultura sostenible.

Valdeorras

En el extremo oriental de la provincia de Ourense hasta los límites con León, se encuentra Valdeorras, otra tradicional zona vinícola de Galicia también de origen romano. Muchas de sus bodegas continúan elaborando el vino bajo tierra, en cuevas excavadas para preservar la temperatura. Fue en 1945 cuando se reconoció la Denominación de Origen Valdeorras. La zona de producción ocupa las cuencas de los ríos Sil, Xares y Bibei, caracterizadas por la gran diversidad de suelos. La uva godello es la principal variedad entre los vinos blancos, pero también se cultivan la doña blanca y la palomino. Entre las tintas, mencía y sousón predominan, acompañadas de otras minoritarias como brancellao, merenzao, negreda, garnacha tintorera, alicante, tempranillo y grao negro. Los godellos de Valdeorras son de fino aroma afrutado y buena estructura en boca, mientras que los tintos mencías tienen intenso color púrpura y un elegante aroma afrutado, de retrogusto intenso y prolongado.

Suelo de Valdeorras.

Entre los vinos que caté, me llamó el gusto algunas bodegas, como Godeval, quienes han sido todos unos revolucionarios al recuperar la variedad godello del olvido. A día de hoy sus vinos (sólo godello) son siempre referentes y recientemente ha sacado uno con barrica que podría competir con los grandes blancos internacionales. Rafael Palacios, un genio, ha conseguido posicionar la DO y la uva godello a nivel internacional. Su As Sortes o su O Soro son sencillamente espectaculares. José Luis Aristegui, también para destacar, es un pequeño viticultor que apenas lleva seis años como bodega, sin embargo su trabajo en el campo le viene de mucho antes. Tiene algunos de los mejores viñedos y su tinto Traste elaborado con viñas centenarias de uva tinta es poderoso a la par que refinado.

Ribeira Sacra

Del legado de los monjes que durante siglos habitaron las inclinadas laderas del Miño y del Sil, recibimos hoy uno de sus más preciados tesoros, un vino excepcional que sorprende allá por donde pasa. La inigualable belleza del paisaje confiere aún más magia a los vinos que se producen en esta tierra plagada de monasterios. De ello toma el nombre de Ribeira Sacra, ya desde el siglo XII. Las inclinadas gargantas descienden en bancales o terrazas hacia los cauces de Miño y Sil, asentando sobre cada escalón los valientes viñedos de la denominada viticultura heroica. Un trabajo que en algunos viñedos obliga a renunciar a la maquinaria por la fuerte pendiente de las laderas. Así, en la espectacularidad de estos desfiladeros fluviales, se cultivan uvas como mencía, brancellao, merenzao, tempranillo, sousón y caiño tinto, entre las tintas; y albariño, loureira, treixadura, godello, doña blanca y torrontés entre las blancas.

Ribeira Sacra.

Los tintos (85% de la producción) se caracterizan por sus tonos rojos rubíes, violáceos, sabores frutales y notas minerales. La DO Ribeira Sacra fue autorizada en 1996 y se divide en cinco subzonas en las provincias de Lugo y Ourense: Amandi, Chantada, Quiroga-Bibei, Ribeiras do Miño y Ribeiras do Sil. Entre los vinos que me llamaron la atención están el Algueira, es sin duda un referente. Apuesta por el enoturismo y la recuperación de variedades tintas ancestrales. Sus vinos suelen estar muy bien posicionados internacionalmente junto a los de la bodega Guímaro. Otro es Roberto Regal, aunque no es muy conocido internacionalmente, es un joven enólogo y viticultor que está recuperando decenas de viñedos viejos olvidados y haciendo un vino de cada uno de ellos. Es el “mago” de los viñedos de Chantada y Ribeiras do Miño, con vinificaciones tan interesantes como escasas.

Monterrei

La Denominación de Origen Monterrei es la más pequeña y joven de las gallegas (1996) y se extiende por la comarca del mismo nombre, en torno a la localidad de Verín, en el sureste de la provincia de Ourense, una de las zonas más secas de Galicia. Se divide en dos subzonas: valle de Monterrei y ladera de Monterrei. Pese a su pequeño tamaño (no alcanza las 500 hectáreas y 24 bodegas) es una de las DO gallegas con mayor proyección de futuro. En la época de Felipe II fue también un vino que llegó a América y que, tras años de letargo, está recuperando su esplendor. Sus vinos blancos son frescos y afrutados, golosos, muy potentes en nariz y de color amarillo pálido o pajizo. Se emplean uvas doña blanca, godello y treixadura, aunque también se autorizan albariño, blanca de Monterrei, caiño blanco y loureira. En cuanto a los tintos, destacan por su color rojo cereza con reflejos morados, muy limpio y brillante. En fase olfativa denotan intensos aromas a frutos rojos y frutas del bosque, mientras que en boca son armoniosos, frescos y con sabor a fruta madura. Sus uvas preferentes son mencía y merenzao, y se autoriza el uso de tempranillo, caiño tinto y sousón.

El mejor representante de los vinos de Monterrei.

Siendo una de las denominaciones más pequeña, tiene algunos de los productores más interesantes y premiados como Quinta da Muradella de José Luis Mateo con su Gorvia blanco, quien no para de investigar y recuperar variedades, suelos y viñedos viejos; siempre desde el máximo respeto al terruño. Crego e Monaguillo es la bodega ahora mismo más grande de la D.O., pero también produce vinos excepcionales como el tinto Father 1943. Trasdovento apareció hace pocos años, pero detrás de ella había un viticultor histórico de la D.O.; tanto su banco Trasdovento como su tinto Quérote son de los mejores vinos de la zona. Mención aparte está para La Guía de vinos de Galicia, es un proyecto que nace hace más de 10 años y que tiene 9 ediciones de historia. En cada edición se incluyen todas las bodegas amparadas en las 5 DD.OO. de vino de Galicia (Más de 500 bodegas y destilerías) y sus principales marcas comercializadas (más de 1.500 referencias). Aunque cada año catan para la Guía más de 1.000 vinos gallegos, esta edición 2019 contempla la inclusión de unas 850 referencias de vinos y destilados de nuestra comunidad. Gracias al trabajo realizado los últimos años, la Guía de Vinos de Galicia que dirige Luis Paadín, ha conseguido posicionarse en lo más alto de la literatura gastronómica al obtener el Premio Especial del Jurado 2017 como uno de los 10 mejores libros de bebidas del mundo por el prestigioso concurso Gourmand Awards, de entre más de 10.000 libros de 211 países diferentes. También obtuvo el premio al mejor libro de Vino y Turismo de España en su edición del 2013 en el mismo concurso.

* Director de Cocktail

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe