Y un día regresó…

La Mistela se viste de gala y se apodera de las cartas de vinos de los principales restaurantes capitalinos. Se puede decir que empieza a vivir su época dorada. Entre todas las que aparecieron en el mercado, destaca claramente “Rosa Victoria” proveniente de la calurosa Ica. Toda una historia en una botella.

Escribe Paulo Díaz* / Fotos Nick Gutiérrez

La Mistela siempre acompañó los brindis más íntimos dentro de las bodegas, desde el génesis de la vitivinicultura en el Perú. Quizás se le podría denominar como la hermana menor del pisco y del vino; ojo, sin eso desmerecerla, pues esta bebida tiene personalidad propia. Revisando libros no se encuentra fecha exacta de su nacimiento, pero todo hace indicar que esta técnica de fortificación se aplicó desde los inicios de esta industria en nuestras tierras. Sin embargo, hoy en día se puede decir que la Mistela goza de una atención exquisita, pues existen emprendimientos que le han brindado un lugar expectante hacia el consumidor, llegando a colarse entre los menús de degustación de los mejores restaurantes de Lima. Esto, claro está, es por la singularidad de la misma, que está llena de expresión y tradición. Es un producto único en el mundo y que tiene mucho que contar.

Una de las mistelas que robó la atención de los sommeliers y conocedores no solo por su elegante botella, es la marca “Rosa Victoria”, elaborada en las instalaciones de una centenaria Bodega (data de 1821), ubicada en el Distrito de Tate-Ica, hoy está en manos de la quinta generación de la familia Moquillaza Robatty. El nombre “Rosa Victoria” es en honor a la hija mayor de “Etelvina”(marca de los piscos premium) de esta bodega. Ella era una mujer muy trabajadora y exigente con lo que hacía, y cuenta Don Ramón Leyhuac (maestro destilador de la Bodega) que fue ella quien le enseñó a cocinar los mostos para el pisco y también que su especialidad era la elaboración de la Mistela. Como es conocido, para que un producto tenga la calidad necesaria, hay que cuidar al milímetro la materia prima. Debido a esto, las uvas que son destinadas para la Mistela “Rosa Victoria” son sectorizadas en el Fundo “Cinco Piedras”, propiedad de la familia, ubicado en el distrito de Santiago, al sur de Ica. Estos viñedos son 65% arcilloso y 35 % arenoso, lo que le brinda a la vid una buena retención de minerales, y a su vez, termina por brindar unas uvas de alta calidad.

“Siempre buscando respetar la tradición y recuperar un poco de su historia. Inclusive, las etiquetas de la Mistela “Rosa Victoria” llevan el puño y letra de Doña Carmen, el alma detrás de estas botellas”

Durante la vendimia, las uvas que serán destinadas para la Mistela “Rosa Victoria”, se cosecharán en su máximo dulzor para poder obtener mayores aromas, color y taninos adecuados para su elaboración, ya que este jugo de uva será blendeado con pisco reposado. En este caso, Rosa Victoria tiene dos mistelas: la primera, con añada 2015, llamada Mistela de acholado (jugos de Quebranta con Torontel) y la segunda, denominada Mistela de Quebranta, añada 2016. Los piscos escogidos para ambas mistelas son “Don Reynaldo” Acholado y puro de Quebranta , con un reposo mínimo de año y medio. Estas mezclas dan un producto de 15% volumen de alcohol. Hay mistelas que llegan hasta los 18º, pero realmente no existe una norma técnica para esta categoría. Pero los 15º que proponen “Rosa Victoria” le dan el toque perfecto para apreciarla mejor. Como dato, hay que mencionar que mientras más “viejo” sea el pisco, la Mistela tendrá una mejor base. Eso lo tienen presente con “Rosa Victoria” y se aprecia en cada sorbo. Todos los productos que se procesan en esta Bodega son de elaboración artesanal, cocinando el mosto a leña (como lo hacía la tatarabuela de la quinta generación). Siempre buscando respetar la tradición y recuperar un poco de su historia. Inclusive, las etiquetas de la Mistela “Rosa Victoria” llevan el puño y letra de Doña Carmen, el alma detrás de estas botellas.

La Mistela siempre fue una bebida para beberla pura, pero “Rosa Victoria” está tan bien hecha, que algunas barras se han animado en introducirla en su coctelería, como lo viene realizando Axel Romero en el Hotel B, quien tiene dos cocteles a base de este mix. El primer cóctel tiene por nombre Escarlata, que se elabora bajo el método de refrescado. Tiene un sabor ligeramente dulce. Sus ingredientes son miel con reducción de vino y frutos rojos (con un toque especiado), el punto de acidez lo brinda el zumo de pomelo, presencia de amargor obtenido gracias al Aperol y casi una onza de la Mistela antes mencionada. Para cerrar, Axel le pone gotas de bitter de vainilla. Luego nos presentaron un punch que salió directamente de la creatividad de Axel: mezclando “Rosa Victoria”, jarabe de especias de la casa, un toque de pisco, un cariñito de mandarina (para darle acidez) y zumo de piña (toque frutado). Bebida para conocerla y disfrutarla. La Mistela se pone de moda. //
* Blogger

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Podrás seguirnos por medio de nuestras redes sociales y estar al día con nuestras actividades.

SÍGUENOS

CONTACTANOS EN:
Calle Carlos Ferreyros Nº 960, Of. 301 - San Isidro
Teléfono: 386 7850
Email: revista@cocktail.pe