El prestigio de la bodega «Alfredo Roca» es resultado del esfuerzo constante de obtener una excelente materia prima, realizar una adecuada cosecha de la uva, buena elaboración y guarda. En todas sus generaciones, han conservado la pasión de lograr las mejores uvas y criar excelentes vinos. 

En 1912, los abuelos de Alfredo Roca y Gladys Nuri Zingaretti llegaron a Argentina desde Europa y se establecieron en San Rafael, Mendoza. Empezaron a trabajar en lo que estaban acostumbrados: el cultivo de la vid. Alfredo y Gladys se unieron en matrimonio en diciembre de 1971. La personalidad emprendedora, sumada a la tradición familiar, lleva a que ambos decidan, en 1976, iniciar su propia bodega en sociedad con el sr. Oscar Barral. 

Con el tiempo, en 1989, adquirieron la totalidad de la empresa que se transformó en «Bodega Roca» y luego en la emblemática «Alfredo Roca». La llevaron hacia un perfil de bodega familiar con garantía de calidad orientada a la exportación. Además de los viñedos heredados, se incorporó otro 60%. Hoy cuentan con más de 100 hectáreas, en las que se cultivan diferentes y excelentes cepas de uva. 

En este momento, la empresa es administrada por la cuarta generación, constituida por sus hijos: Alejandro, Licenciado en Enología y presidente de la firma; Graciela, Licenciada en Economía y directora general del mercado interno, y Carolina, Licenciada en Nutrición, vicepresidente y abocada a la exportación. Los tres crecieron imbuidos de toda la temática relacionada con el vino. Ahora, ellos lo están transmitiendo a sus pequeños hijos Juan Andrés, María Pía, Juan Francisco, Bautista, Lisandro, Emilia y Lucía; la quinta generación.

Situados al pie de la Cordillera de Los Andes, los viñedos son irrigados con agua de deshielo del Río Diamante. Una baja cantidad de lluvias, intenso sol y noches frescas son características del clima, lo que permite una lenta maduración de las uvas. Estas condiciones que diferencian sus vinos, se ven reflejados en los intensos colores, la gran expresión de aromas y complejidad de sabores. 

En total, los viñedos forman 114 hectáreas que se reparten en tres propiedades: Finca La Perseverancia; Finca Los Amigos y Finca Santa Herminia. Las variedades que cultivan son Malbec, Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot, Pinot Noir, Tempranillo, Bonarda y Sangiovese entre las tintas y Chardonnay, Chenin, Sauvignon Blanc y Tocai (o Sauvignonasse) entre las blancas. Asimismo, se caracterizan por una enología muy transparente, respetando las características que el terroir puede brindar. En general, está basada en maduraciones equilibradas, con vinos que resaltan frescura, taninos de muy buena presencia y balanceados, que se logran gracias a extracciones muy cuidadas.

Sus líneas se dividen en «Bivarietales», vinos jóvenes con elaboraciones pensadas en conservar la frescura y resaltar notas frutales para que el consumidor las aprecie en su mayor expresión. Aquí se encuentran Malbec Merlot, Chenin – Chardonnay y Cabernet Sauvignon – Bonarda. Por otro lado, la línea «Fincas» hace honor a los viñedos de la familia. Son los que aportan características distintivas y enología moderna que se centra en cuidar la expresión varietal y el respeto por las particularidades propias de San Rafael.

Del mismo modo, «Alma Inquieta» está ligada al espíritu de constante búsqueda de Alfredo Roca quien, junto a su familia, vive con intensa pasión el arte de hacer vinos. Esta abarca un Blend (45% Malbec – 40 % Cabernet Sauvignon 10% – Cabernet Franc – 5% Petit Verdot), Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc. «Parcelas Originales» destaca los vinos provenientes de los viñedos más antiguos. Cuidan la expresión de estas viñas, se utilizan levaduras autóctonas y uso de madera muy medida. También cabe resaltar la línea «Nuri», un homenaje hacia su madre. Eligieron uvas Malbec a fin de elaborar este distinguido vino rosado y las uvas Pinot Noir para obtener un gran espumante rosado. 

Por último, está «Reserva de Familia», una exclusiva selección de sus viñedos antiguos, algunos de 80 años de edad. Cada varietal de esta línea madura entre 12 y 14 meses en barricas de roble francés para luego reposar en su estiba reservada por más de un año. Si deseas descubrir más y deleitarte con el trabajo de cuatro generaciones, puedes encontrar los vinos de «Alfredo Roca» en su página web: www.rocawines.com, en Instagram o contactarte al +549 260 453 3028. Uno de los mejores legados de la región. 

Escribe: Valeria Burga (@valeria.burga26)

Editora General