A puertas de sufragar en las próximas elecciones municipales, la Revista Cocktail te brinda un panorama de la infraestructura vehicular. Una lista de obras pendientes que esperan inaugurarse antes de iniciar el 2023.

Durante años, los peruanos hemos sido testigos del caótico tránsito que se vive en las concurridas calles limeñas. Pistas sin asfaltar y negociaciones paralizadas son algunas de las principales causas del vía crucis que cargan a diario quienes se encuentran frente al volante. Un problema que no tiene cuándo acabar.

Según informó la Municipalidad de Lima, se tiene proyectado entregar un total de diez obras viales antes de terminar el 2022. Asimismo, el alcalde, Jorge Muñoz, declaró a los medios que priorizará aquellos proyectos que las anteriores gestiones no culminaron. Es por ello que, a pocos meses de conocer quién será el próximo burgomaestre, nos preguntamos cuáles son esas infraestructuras que faltan completar.

Para iniciar con esta larga lista, es importante mencionar la ampliación de 10.2 km de la autopista del Metropolitano y la vía Pasamayito. A finales del año pasado, el Municipio anunció la finalización de ambas para el primer y segundo semestre del año, respectivamente. La primera de ellas une al distrito de Comas e Independencia, contará con 18 estaciones y un patio taller para 120 vehículos. Su recorrido iniciará en la estación Naranjal y está planificado culminar en la estación Chimpu Ocllo. Además, beneficiará a los vecinos de Los Olivos, Carabayllo y Puente Piedra.

Por otro lado, la segunda conecta a Comas con San Juan de Lurigancho. La llamada ruta ‘express’ augura un traslado rápido y fácil, beneficiando a más de un millón de personas con la reducción del tiempo que el viaje demanda actualmente. En ese sentido, Muñoz Wells notificó que presenta un avance del 17%, luego de una visita de inspección que realizó en febrero.

Convivir con el tráfico en plena hora punta está volviendo a tomar protagonismo tras el retorno de la presencialidad. Una de las avenidas más afectadas es Javier Prado Este; sin embargo, se busca que eso quede en el olvido luego de la construcción del paso a desnivel del óvalo Monitor Huáscar. Este proyecto inició en diciembre de 2020 y, en febrero del presente año, avanzó hasta el 73,5%. La obra de S/80 millones comprende casi 2 kilómetros de extensión y se tiene contemplada una correcta semaforización, áreas verdes y rampas de accesibilidad a nivel de superficie.

Ahora, situándonos en Lima Norte, nos encontramos con el distrito de San Martín de Porres, en el cual se viene edificando el puente vehicular y peatonal Morales Duárez. En un principio, las autoridades señalaron que estaría listo en un aproximado de nueve meses, pero no resultó así. Esta infraestructura de 70 metros de largo y 25 metros de ancho, se ubicará sobre el río Rímac, permitiendo conectar al distrito Carmen de la Legua Reynoso con el ya mencionado. También dispondrá de dos carriles para cada sentido, berma central, veredas, señalización horizontal y vertical, y áreas verdes.

Hasta agosto del 2021, la Municipalidad reveló que la obra iba en un 88% de su realización. Se trata de una alternativa más rápida para los vehículos que deben transitar por las avenidas Elmer Faucett, Universitaria y Perú, y llegar a destinos importantes, como el aeropuerto Jorge Chávez. No podemos terminar este artículo sin hablar del tan esperado teleférico de la capital. Durante el pasado marzo, el Municipio junto a la Autoridad de Transporte Urbano para Lima y Callao (ATU), acordaron el inicio de la fase de ejecución de los dos proyectos de teleféricos urbanos. Esto fue comunicado dos años después de que la autoridad edil presentara el proyecto en el 2019.

El Agustino – Santa Anita e Independencia – San Juan de Lurigancho, son las dos rutas que recorrerá este innovador medio de transporte. Realizados como obras públicas, ambos servicios tendrán una inversión que exceda los S/ 816 millones y privilegiará a más de 82,000 personas. Por medio de esta implementación, buscan que el peatón gaste menos tiempo en su viaje. Solo le tomará 49 minutos trasladarse de un lugar a otro.

En los últimos años, los peruanos venimos afrontando diversas problemáticas. Resulta imposible negar que, la paralización de actividades provocada por la pandemia de la Covid-19, también fue motivo para que algunas obras queden en el olvido. La gestión municipal actual aún no culmina, pero la incertidumbre de saber qué nos depara el próximo periodo es constante.

Escribe: Valeria Ortega (@valuzort)