Nos dejó Sean Connery. El otrora actor escocés será recordado por interpretar al primer James Bond, cuya preferencia de licores ha trascendido los libros y las películas. Por eso, te presentamos los cócteles favoritos del agente 007.

Elegante, ágil, refinado y seductor. Así se presentó el agente James Bond a través de la pantalla grande en 1962. En esa oportunidad, bajo la piel del desaparecido actor Sean Connery. A partir de ahí, el personaje construyó una millonaria franquicia que legó a generaciones de fanáticos tantos momentos icónicos como cócteles asociados al universo Bond. Estos son los favoritos del espía más recordado del cine.

1. Martini Vesper

En el mundo del agente 007, el martini también era una combinación de ginebra, vermouth seco y hielo coronado con aceituna verde o limón. Sin embargo, Bond solía pedir ese trago como una mezcla de gin, vodka y Kina Lillet con cáscara de limón encima. Para disfrutarlo hoy, es necesario reemplazar el Kina Lillet por Lillet blanc.

Esta preparación se atribuye al espía y al gusto personal del autor de la saga, Ian Fleming. La nueva variante del martini fue bautizada con el nombre de la primera chica Bond: Vesper Lynd. Pero todo indica que la preferencia por los Vesper tiene razones más artísticas que personales. El cuidado del sabor y la textura de los licores que Bond procuraba en cada vaso son indicativos de su personalidad exigente y de su exquisito gusto por las cosas buenas, fuertes, duraderas y bien hechas.

2. Vodka Martini

Este es el cóctel que el agente prefiere agitado y no mezclado. Cuando se tradujo al español la historia, pareciera que James Bond pide su martini “mezclado, no agitado”, cuando la interpretación correcta es al revés. La confusión, sin embargo, proporcionó la clave para el dry martini perfecto: mezclar siempre los ingredientes. Agitar, en este caso, enfría la bebida y a la vez la diluye, lo que impide disfrutar a plenitud todos los sabores de del cóctel.

3. Gin y vodka tonic

Tanto el vodka como el gin tonic aparecen en las historias de 007. En 1958, Fleming retrató a Bond bebiendo cuatro gin tonics en Dr. No; mientras en 1963 la elección fue de cuatro vodka tonics. En el libro del 63, el personaje incluye amargo de angostura en sus combinados.

4. Whisky y soda

Este es el cóctel más consumido por James Bond en los libros, pese a que no se incluyó en las películas. Era el predilecto del espía cuando apremiaba el tiempo en el interín de una misión, una alternativa refrescante que le gustaba pedir con bourbon o whisky escocés, aunque no discriminaba ningún buen whisky, en especial los mezclados.  

5. Old Fashioned

Otro clásico de 007 es el old fashioned, pese a que no se incluye en los largometrajes. La orden del Bond de los libros suele ser un old fashioned doble para acompañar su comida o para disfrutar antes de dormir, en las contadas ocasiones que el espía tiene tiempo para descansar.

6. Mojito

El mojito es uno de los pocos cocteles que aparecen en las películas, pero no en los libros. Su primera aparición fue en el 2002, cuando se estrenó Otro día para morir. La elección de bebida para el Bond de Pierce Brosnan coincide con la creciente popularidad del mojito en esa época y se ajusta al setting cubano en el que se desarrolla la historia.

7. Americano

Esta bebida marca la introducción del agente 007 al mundo de la coctelería. Es el primer combinado que se menciona en los libros y para Bond es el trago ideal para beber sentado en un café parisino al aire libre. Para disfrutarlo en casa hay que mezclar partes iguales de vermouth y campari para luego agregarlas al vaso con hielo, completar con soda y añadir una rodaja de cáscara de naranja.

8. Stinger

Conociendo las preferencias del espía, este podría considerarse el cóctel menos coherente con su estilo, pero es el que elige en el cuarto libro: Los diamantes son para siempre, cuando se reúne con Tiffany Case. Posteriormente lo bebe junto con café en el Casino bar de Nassau, esta vez en compañía de Felix Leiter.

Este combinado es perfecto para disfrutar después de la cena. La mistura de brandy y crema de menta blanca se agita por veinte segundos en una coctelera con hielo y se sirve con ayuda de un colador para eliminar cualquier residuo del mismo.

9. Negroni

Risico es una historia corta que aparece en Solo para tus ojos, el octavo libro de Ian Fleming. Es ahí que Bond pide este derivado del americano con partes iguales de gin, vermouth y campari cuando se reúne con Kristatos, el antagonista del relato, en el bar Excelsior.

10. Black Velvet

Este combinado de cerveza oscura y vino espumoso se menciona solo una vez en los libros. Es en la cuarta entrega de la saga original, Los Diamantes son Eternos, que Bond y Bill Tanner visitan el famoso bar Scott’s de Londres para comer cangrejo y brindar con una copa de terciopelo negro.