Siempre hemos escuchado que solo uno prevalece sobre el otro y eso lo hace especial; sin embargo, la razón de esta controversia resulta más sorprendente al conocer que todo se dio a raíz de una limitación.

¿Qué originó el debate?

Todo comenzó en los noventa, en el preciso momento que los Arechabala introducen el ron Don José, sin saber que más tarde generaría una duda para quienes consumirían Havana Club.

Múltiples empresas en Cuba ya estaban nacionalizadas por Fidel Castro. Este hecho se traduciría a atribuir derechos en diversas producciones, como lo fue en el ron de «Cuba Ron S.A.», que no ha dejado de producir hasta la actualidad.

A pesar de ello, «Pernod Ricard», la productora de licor francesa, consiguió aliarse con «Cuba Ron S.A.» e hicieron posible una mejor distribución del Havana Club con el objetivo de atravesar fronteras, dejando fuera a Estados Unidos. Esto último por la nula capacidad de negocio entre ambas naciones. Actualmente, es la destilería «La Viscaya», originaria de Don José, la apoderada de la organización «Cuba Ron S.A.».

Por supuesto, esto no quedó aquí. Pasado un año, la compañía «Bacardí» vería posible la posibilidad de hacerse con el grupo «José Arechabala S.A.» El resultado sería tener en 1997 una nueva versión de Havana Club en el mercado.

Con estas dos opciones ya al alcance del público nace la duda de cuál es el auténtico ron Havana Club. Todo se entiende sabiendo que «Bacardí» produce a raíz de una receta vendida por la familia Arechabala,¿ y 2Pernod Ricard» comercializa su ron gracias a «Cuba Ron S.A».

En fin, la originalidad de un Havana Club está en el lugar determinado en donde queramos disfrutar de él.

Escribe: Alex García (@alexon.32)