La altura y el suelo son dos componentes claves del terroir, que imprime a los vinos características diferenciales. Y justamente esto es lo que busca resaltar Doña Paula con su relanzada línea Blend de Alturas, que está presentando al mercado las nuevas cosechas de sus tres assemblages que combinan personalidad, elegancia y el sello de cada viñedo. Doña Paula transmite con sus vinos la más fiel expresión de cada terroir definido por las características del clima y el suelo de la región. El respeto y el conocimiento del lugar de origen de las uvas son las premisas que guían la elaboración de sus vinos. La línea Doña Paula Blend de Alturas, está conformada por tres de las etiquetas más emblemáticas de la bodega: 969, 1100 y 1350. Hoy esta bodega engorda el portafolio de Grupo Tabernero, quienes se han convertido en una importadora con la mejor propuesta en cuanto a estilos de vinos. Y Doña Paula calza perfectamente en el perfil de etiquetas que este grupo ofrece. Pero en esta ocasión nos centramos en el Blend de Alturas.

Cada uno de los nombres de los vinos hace referencia a las distintas altitudes donde se encuentran ubicados los viñedos que originan las uvas, a partir de las cuales se elaboran estos cortes. Un detalle importante está dado por el color que le da vida al diseño de cada etiqueta. De esta manera, Doña Paula 969 cosecha 2019 fusiona tonalidades amarillas que representan el suelo arcilloso de Finca El Alto, a 969 metros sobre el nivel del mar, en Ugarteche, Luján de Cuyo. El clima de esta finca se caracteriza por sus días cálidos y noches frescas, con una amplitud térmica de 14 °C y un promedio anual de lluvias de 250 mm. Su nombre deriva de la altura media de los cuarteles elegidos para este blend, compuesto por 55% Petit Verdot, 40% Bonarda y 5% Malbec. Cuando lo llevamos a nariz, el Petit Verdot aporta aromas de arándanos y jazmín, mientras que el Bonarda nos agrega intensos olores de moras y frambuesa. Se destaca por sus firmes taninos y buen volumen en boca. El Tannat, por su parte, brinda un largo final.

Asimismo, Doña Paula 1100 cosecha 2018 proviene de tres cuarteles de su Finca Los Indios ubicada en El Cepillo, San Carlos, Valle de Uco, a 1100 metros de altura. Este terroir se caracteriza por sus suelos arenosos con una gruesa capa de caliche negro a 70 cm de profundidad. Los días por acá son cálidos y las noches frías. El promedio anual de lluvias es de 300 mm. El suelo en estos viñedos es muy pobre en cuanto a nutrientes, la materia orgánica es casi 0 y tiene gran drenaje. Este viñedo tiene un rendimiento de cinco toneladas por hectárea. En Doña Paula siempre han manejado sus viñedos con prácticas de agricultura sustentable. Este es un blend de Malbec, Cabernet Sauvignon y Syrah, que le dan un complejo y equilibrado color violeta intenso. En nariz, posee aromas florales, como violeta y rosa mosqueta, que provienen del Malbec. El Syrah aporta notas especiadas, buen volumen en boca y taninos sedosos. Mientras que el Cabernet Sauvignon complementa el blend con una gran estructura.

Por último, Doña Paula Altitude Series 1350 cosecha 2018 proviene de 2 cuarteles (No10 y No7) de Finca Alluvia, Gualtallary, Valle de Uco ubicada a 1.350 metros sobre el nivel del mar, con suelos pedregosos y calcáreos compuestos por caliche blanco, que dan vida a la etiqueta de tonos blancos y grises del vino 1350. El clima del Valle de Uco presenta días templados y noches frescas, con una amplitud térmica de 12,5 °C, y un promedio anual de lluvias es de 280 mm. Las vides están plantadas en espalderos y se riegan con agua de deshielo por goteo. El rendimiento por hectárea es de 10 toneladas. Se trata de un blend compuesto por Cabernet Franc 50 %, Malbec 45 % y Casavecchia 5 %. Ya en cata, este vino es complejo y equilibrado violeta intenso. El Cabernet Franc aporta notas muy especiadas y florales, mientras que el Malbec le otorga notas de frutos rojos. Presenta un largo final en boca, y es muy persistente por sus taninos. Se trata de un blend muy elegante y con una gran estructura.