Conversar con Gabriela Herrera nos hace ver que la madurez no se expresa de acuerdo a la edad sino a los pensamientos y objetivos que uno se plantea en la vida.

Desde los 5 años Gabriela siempre soñó con desarrollarse en el mundo artístico. Uno de sus inicios se dieron en la recordada “Casa de Timoteo”. Hasta hoy con 19 años ya tuvo un paso por El Gran Show donde fue bailarina al igual que tiempo después lo hizo en el reality de Combate, en el cual también se convertiría en competidora. Según cuenta, no cierra nunca las posibilidades de volver a un reality, pero por ahora se encuentra enfocada en la música y el baile.

Desde muy chica tuvo el apoyo de su madre, Gabriela incursionó en el mundo musical siendo amante del género urbano y con apenas 16 años lanzó la canción “Nos portamos mal”. Un momento clave a su corta edad se dio cuando cantando por los pasillos de El Gran Show le dijeron que se anime a cantar. “Era tímida, no me gustaba que me escuchen hasta que me abrieron los ojos diciendo que entre a clases de canto y lo hice”. 

¿Bailarina o cantante? “Ambos”. Siempre estuvo en clases de baile como en Ritmoson, escuela de baile de unos amigos cercanos de la artista. Incluso a día de hoy lo perfecciona mediante clases por Zoom debido a la coyuntura al igual que el canto. Perfección es una palabra que le gusta y define a Gabriela, esto se ve reflejado en todo el contenido que crea tanto en la música como en las otros proyectos que realiza, ya que recibe mucha aceptación por parte de sus seguidores. “Puedes tener el talento pero si no lo formas no sirve de nada”. 

Su música logró traspasar fronteras, “Descontrol” fue la canción con la que se relanzò, llegando a lugares que ni la misma Gabriela imaginaba en la primera semana. “Tuve la oportunidad de dar una entrevista para un medio latino en Israel porque la canción era muy escuchada. Mèxico, Estados Unidos, Argentina son paìses donde mi canción tuvo gran aceptación y estoy contenta”. 

“No puedo estar quieta”, menciona. Es un mundo agotador donde otra de sus pasiones en estos tiempos de pandemia es conectarse con sus seguidores. Con mucha carga de trabajo, pero con algo más de tiempo, empezó a subir rutinas de ejercicio y su dieta, las cuales han sido un boom en Instagram. Aunque afirma no ser especialista en el rubro, Gabriela comparte lo que le funcionó a tener una vida saludable. “Me entusiasma que a mis seguidores les guste lo que hago aunque no faltan los “haters”, pero si no les gusta mi contenido no tienen porqué seguirme”, dice. 

Para Gabriela es cuestión de adaptarse a las situaciones que se presenten en el camino y la pandemia no es la excepción. “Yo pasaba mucho tiempo en grabaciones y ensayos, cuando se trata de mis canciones me gusta involucrarme porque al final es lo que yo quiero darle a mi público”. Mientras valoró el tiempo con su familia en lo que fue la cuarentena, la cual finalizó hace pocos días, la joven artista se prepara para lanzar una canción de género urbano con el fin de empoderar a la mujer.