¿Alguna vez has imaginado poder controlar cada habitación o aparato electrónico de tu casa desde un celular sin importar donde te encuentres? Conoce más sobre la nueva tendencia arquitectónica.

Hoy en día, la mayoría de inmuebles están experimentando avances tecnológicos a pasos agigantados. Las casas inteligentes (Smart Home en inglés) pueden conducirse por sí mismas sin ninguna o muy poca intervención humana. Es aquí donde los nuevos conceptos como la conexión de internet y la domótica empiezan a brillar.

El concepto de un hogar inteligente consiste en la disposición de sistemas que automatizan las habitaciones gracias a los avances tecnológicos. Ello consigue una gran variedad de comodidades para la vida diaria de los habitantes del lugar. Desde el exterior, una casa de este tipo puede parecer una vivienda común como cualquier otra, sin embargo, es el interior el que se ha ido modificando y mejorando hasta poder llamarse casi un arte innovador en estado puro.

Además, la crisis medioambiental que atravesamos y el confinamiento durante la pandemia, ha ido transformando la manera en la que nos vinculamos con nuestros espacios más cercanos. Por ello, áreas como la arquitectura han empezado a centrarse en la sensibilidad ecológica y el uso inteligente de recursos por medio de la tecnología.

Siguiendo la tendencia ya mencionada, la automatización y el concepto «Smart» dentro de los hogares han ido tomando un rol cada vez más importante en el campo arquitectónico. Ello se debe a que estos permiten un eficiente uso de recursos, reduciendo así los desperdicios e impacto medioambiental al mínimo. Entre sus ventajas más relevantes podemos encontrar lo siguiente:

Seguridad

Gracias a la tecnología de sensores, las casas inteligentes pueden detectar cualquier irregularidad en sus inmediaciones: desde una fuga de agua de un lavabo, hasta un escape de gas o indicios de incendios a tiempo. Estos sistemas no solo son capaces de detectar y notificar avisos de ser necesarios. También pueden actuar por su cuenta antes de la llegada del especialista idóneo. Asimismo, las casas inteligentes otorgan control y acceso de las medidas de seguridad tradicional como cámaras en tiempo real y cerrojos. Todo esto desde tu celular sin importar donde te encuentres.

Comodidad

Una casa es el lugar donde uno se puede sentir más cómodo después de un largo día de trabajo. Por ello, los hogares inteligentes están diseñados para maximizar el confort de sus habitantes. La domótica permite la interconexión entre artículos para que los usuarios tengan un mayor control sobre su hogar. Hablamos de la temperatura de las habitaciones y de la iluminación de estas.

En este campo, las capacidades de las casas inteligentes son bastante amplias. Todo lo que sea encendido o apagado con aparatos eléctricos, iluminación, climatización, junto a la incorporación de sensores de presencia y temperatura;  hacen que las posibilidades de personalización del hogar sean casi infinitas.

Eficiencia energética

Además de las ventajas ya mencionadas, es importante recordar la capacidad que tienen los sistemas de las casas inteligentes para el ahorro energético. Esto es debido a que su diseño está ampliamente centrado en la gestión y ahorro no solo de energía, sino también de agua, gas, etcétera.

Estos sistemas incluyen dentro de sí aparatos electrónicos que, mediante una gestión integrada, consiguen generar un ahorro ya sea de agua, electricidad o combustible. Un ejemplo de ello son los electrodomésticos: refrigeradoras que nos dicen qué podemos cocinar o nos permiten comprar online, u hornos y cocinas que adaptan su consumo a lo que se vaya a cocinar. También lavadoras que se programan a sí mismas para funcionar cuando la electricidad es más económica.

Las posibilidades de las casas inteligentes son diversas y pueden comenzar desde el momento de su diseño: construirlas con materiales ecológicos para optimizar su aislamiento térmico, instalar equipos renovables con alta eficiencia para la climatización y el consumo de energía, o sistemas domóticos junto con nuevas tecnologías que controlan el consumo y activen los aparatos cuando es necesario. Esta nueva tendencia busca la comodidad de los habitantes y la sostenibilidad del medio ambiente. Solo nos queda preguntarnos: ¿Serán así todas las viviendas en el futuro?

Escribe: Abraham Calderón