Intipalka, la conocida marca de vinos peruanos de la bodega Santiago Queirolo, ha venido perfeccionando constantemente sus procesos de elaboración desde el campo hasta la parte enológica y técnica.

Todo lo mencionado le ha permitido conseguir un gran reconocimiento internacional, como los logrados por países como Chile y Argentina, así lo indica uno de los críticos más influyentes del mundo vitivinícola, James Suckling, quien en diciembre de 2021 le otorgó a cuatro vinos de esta bodega excelentes puntajes, lo que coloca a la marca en un alto nivel internacional, y donde promete poner en alto el nombre del Perú acompañando los productos con una nueva imagen que refuerce su identidad peruana.

El Perú es reconocido a nivel mundial por ser el país del pisco, sin embargo, en la actualidad, ha logrando ganarse un espacio en el mercado internacional del vino, gracias a la evolución continua de sus productos y los altos estándares de calidad alcanzados, lo que ha llevado a la marca a rediseñar su imagen y agradecerle, mediante el nuevo diseño, a la geografía que ofrece el Perú, a la tierra que nos diferencia y nos representa, como el Valle del Sol.

Según Piero Fumagalli, gerente de marketing de Intipalka, “después de haber trabajado con el estudio de Branding Fibra y la Agencia Olístico que con ellos se realizó un minucioso trabajo para descubrir las formas únicas que esconden las distintas culturas peruanas en alfarería, tejidos, arquitectura y orfebrería, encontramos que el Perú se caracteriza por líneas únicas y propias de nuestra cultura, deseosas de darse a conocer. Razón por la que estamos muy entusiastas por presentar nuestra nueva imagen, la cual, esperamos, les permita a los peruanos sentirse identificados y representados en nuestro vino ante los ojos del mundo».

“Cabe destacar que, con toda la iconografía ancestral de las diversas culturas que tiene nuestro país, la marca de vinos, ha desarrollado en su etiqueta un diseño que muestra un vestigio, referencia y representación de nuestros orígenes. Esto, combinado con las tendencias actuales, ha dado pie a la nueva imagen de Intipalka”, resaltó el directivo.

Es importante comentar que, la bodega tiene cuatro líneas de productos, varietales, reservas gran reserva y espumantes; vinos hechos con uvas francesas, sembradas en suelo peruano, el cual aporta descriptores únicos en cada variedad, brindando así, una tipicidad única a cada vino.

En el 2021, la marca se ha hecho acreedora por críticos puntajes positivos, logrando poner al Perú nuevamente en los ojos del mundo, ahora, dando a conocer lo exquisitos que son los vinos peruanos, lo que nos permite, competir con las mejores bodegas de la región y seguir posicionando al país.