Administradora de profesión, pero amante de las pastas, Katherine Jo se decidió a cambiar la oficina por la cocina. Ahora, con Kini Foods, nos comparte su cariño y dedicación a través de deliciosas lasañas recién salidas del horno. 

Luego de unos años en el mundo de los negocios, trabajando en empresas del sector construcción y consumo masivo, Katherine vió una oportunidad en medio de la pandemia. Mientras permanecíamos en incertidumbre, ella se decidió a emprender en algo que ama: las pastas.

Su principal inspiración para aventurarse al mundo gastronómico fue su abuelo Ramón Jo Lau, quien estuvo a cargo del concesionario de alimentos de la PUCP por más de cinco décadas. “Él fue muy querido por todos y a mí me encantaba la dedicación y el entusiasmo con el que trabajaba”, cuenta Katherine, quien ahora espera continuar el legado culinario de su familia con Kini Foods.

El peculiar nombre de su emprendimiento lleva las iniciales de sus dos mascotas, Kizzy y Nikita, quienes siempre llenan de amor y cariño a esta apasionada cocinera. Y son precisamente “estos sentimientos mágicos” los que Katherine espera transmitir a todos sus clientes mientras prepara las pastas, cocina las salsas, y arma cuidadosamente sus lasañas capa por capa. 

Además de su ternura al cocinar, la preocupación para elegir “insumos frescos y de calidad” asegura que sus horneados sean exquisitos. Por si fuera poco, Kini Foods cuenta con “el mejor proceso para entregar los pedidos recién elaborados”. Al inicio, las entregas sin contacto fueron un reto para todos los negocios. Sin embargo, ahora Katherine asegura que se cumplen todos los protocolos sanitarios para dar confianza a los consumidores al recibir sus productos en sus domicilios. 

Aunque todo lo mencionado en su carta es un deleite para el paladar, la lasaña extrema se lleva la corona de popularidad. Con champiñones y tocino, es simplemente “espectacular”, tal y como asegura esta emprendedora. Pero tampoco puedes dejar de probar la “imperdible lasaña boloñesa, o la de pollo con deliciosos trocitos de jamón y champiñones”. 

Y para acompañar uno de estos contundentes platos de fondo, puedes elegir entre panes al ajo tradicionales y su versión extrema. Esta última se caracteriza por la presencia de un derretido queso mozzarella y pequeños trozos de tocino que le dan un sabor único. Si quieres probar algo distinto, próximamente se añadirán nuevos sabores y recetas a la oferta de Kini Foods  con innovadoras propuestas de ravioles, fetuccini y canelones.

A pesar de la distancia, Katherine logra mantenerse cerca de sus clientes. Inicialmente, fue todo un desafío “posicionar la marca en redes sociales, generando confianza y comunicando adecuadamente los productos”. Luego de una etapa inicial de adaptación, lo que caracteriza la interacción de Kini Foods con el público es una “comunicación netamente orgánica”. 

Utilizando los medios digitales, se busca entablar una comunicación especial con cada uno de los clientes, a quienes se les piden sugerencias y retroalimentación después de consumir los productos. Al respecto, Katherine asegura que estos comentarios son realmente valorados y que la motivan a seguir creciendo. 

Si te animas a probar la propuesta gastronómica de esta amante de la cocina, no dudes en buscarla en Instagram, como @kinifoods.peru, o en Facebook, donde la encontrarás como Kini Foods. Contáctala y gustosamente se encargará de que lleguen deliciosas pastas a tu hogar.

Escribe: Lucía Mayandía