Con el objetivo de celebrar 20 años de legado pisquero, Guillermo Ferreyros botó la casa por la ventana y utilizó las reservas de cada pisco que ha realizado para fabricar un «Blend de Blends». El resultado es impecable.

El pisco peruano es una tradición que data desde el siglo XVI y fue declarado patrimonio cultural del Perú por el Instituto Nacional de Cultura. Debido a ello, distintas bodegas en nuestro país dan su mayor esfuerzo por llevar a lo más alto a nuestro destilado nacional. Sin embargo, el Pisco Ferreyros presenta un origen muy peculiar.

Nace de la picardía juvenil de Guillermo, el creador, quien solía compartir —a hurtadillas— con sus amigos los tesoros del mini bar de su padre. En una de sus búsquedas, dio con una misteriosa botella sin etiqueta envuelta en papel viejo. Se trataba de un pisco familiar heredado de su bisabuelo; un tesoro que se guardaba con aprecio y que había sido creado para el consumo en casa. Con el sabor inigualable que lo caracteriza, logró conquistar el paladar de aquel joven curioso.

Siguiendo una trayectoria de excelencia, la tradición del propietario de esta línea de destilados fue guardar con aprecio una muestra significativa de las botellas que fabricó año tras año. Ahora, para celebrar dos décadas de un brillante legado, ha lanzado un pisco de edición limitada hecho con esa reserva especial de los productos que ha fabricado hasta la fecha.

«Vamos a dedicarlo a todos aquellos que nos acompañaron durante todo este tiempo y al consumidor que nos ha puesto donde estamos actualmente. Es un tributo a la fruta de Ica con la que trabajamos», explica Ferreyros.

Este es probablemente el mejor pisco que podrás probar y posee una suavidad inigualable. «El resultado ha sido una bebida espectacular que he tenido que trabajar por todo un año. Tiene todas las características de un acholado en olor y sabor, pero su estructura es increíble. La elegancia que presenta me ha dejado sorprendido», agrega. El llamado «Blend de Blends» es un acholado seductor para los sentidos que cuenta con una elegancia sublime. Una botella hermosa que representa un verdadero tesoro para disfrutarse en ocasiones especiales.

El Pisco Ferreyros Acholado con el que se fabricó esta obra maestra está hecho con las cepas Quebranta, Italia y Torontel con un reposo mínimo de 12 meses. Sin embargo, lo que más resalta de este pisco es la dedicación en su proceso de elaboración, pues el mismo Guillermo se encarga de verificar la calidad del producto probándolo antes de lanzarlo al mercado.

Con el deseo de crear un pisco de alta calidad, desde hace ya dos décadas los destilados de Guillermo Ferreyros han sido sinónimo de excelencia y misterio, pues su sabor ha mantenido intacta la fórmula que lo llevó al éxito. Su proceso de elaboración es tecno-artesanal y despliega una estructura sólida envolvente que le permite a nuestros sentidos disfrutarlo tanto en aroma, como en sabor. Este pisco presenta una presencia prolongada en boca y una compleja apreciación retro nasal.

De acuerdo con la mente detrás de este increíble espirituoso, un buen pisco debe rodearse de la exquisita fragancia de flores y frutas. El bouquet de Pisco Ferreyros es inconfundible y armonioso, pero esas cualidades son el aporte de su materia prima: las uvas pisqueras peruanas. En copa, el destilado se muestra completamente transparente y nos ofrece destellos luminosos. Su gusto en boca es excepcional, pues destaca por no ser agresivo con el paladar. De lo contrario, tiene una textura aterciopelada y es suave sin perder cuerpo.

Si estás buscando un destilado inigualable y eres un apasionado del pisco, debes probar una botella del «Blend de Blends» de Pisco Ferreyros 20 años. No lo pienses mucho, pues al ser una edición limitada tan especial e irrepetible puede agotarse antes de que hayas tomado la decisión de adquirirlo. Para más información, visita la página web www.perufarma.com.pe o síguelos en sus redes sociales como @piscoferreyros. ¡No te arrepentirás!

Escribe: Fiorella Gómez (@periodisteando)