Donde otros ven oscuridad, ella percibe luz y brillo. Jimena Elías, la mujer en cuya vida se impusieron retos que, en lugar de doblegarla, le dieron mayor empuje para disfrutar de las maravillas que le ofrece el mundo.

Seguridad, optimismo y paz. Tres palabras que describen el aura de la ex Miss Perú Universo Jimena Elías. Su incursión en el modelaje fue algo que ella no planeó. Lo define, más bien, como un sendero que atravesó sin querer: “Yo entré porque alguien me pasó la voz caminando por la calle, y luego ya estaba haciendo fotos para diferentes empresas”, señala. A pesar de ello, el posar ante las cámaras y flashes es solo una pequeña parte de todo lo que esta joven madre ha logrado.

Al terminar su reinado, fue por el otro lado de la moda, creando una empresa de ropa infantil junto a su hermana melliza, “Mellitex”, y una marca de comida (otra de sus pasiones). Sin embargo, años más tarde la vida de Jimena cambiaría por completo tras el nacimiento de su primer hijo, Alejandro.

“Me metí al mundo de las madres y también diagnosticaron a mi hijo con Asperger, entonces estuve empapándome mucho más del tema”, nos comenta.

La reina siente que a la sociedad le falta empatía; pero su experiencia y aprendizaje le permiten no titubear cuando habla sobre el síndrome de su pequeño. “Al inicio no lo quería aceptar porque sentía que iba a sufrir, pero finalmente me puse los pantalones y lo llevé a un centro llamado ‘Alcanzando’, donde pudieron diagnosticarlo a tiempo para que desarrolle ciertas habilidades», manifiesta. Y es que el Asperger no significa que no pueda realizar su vida normal.

La también escritora recomienda tres cosas para todas las mamás de niños con esta condición. En primer lugar, ofrecerles una buena terapia; en segundo lugar, disfrutar los momentos que sus pequeños tienen por ofrecer; y, en tercer lugar, entender que ellos tienen otra manera de actuar. «No corran ni huyan, abracen esa forma y conéctense con sus hijos”, señala sonriente.

Aún así, la vida maternal no la agota en el trayecto de cumplir con sus ocupaciones. El garbo y las ganas de ayudar forman parte del día a día de esta ex Miss Teen Perú, quien no hace mucho, empezó a ser parte de “Proyecto Iquitos” de María Pía Desulovich, donde ayuda a mujeres en pobreza extrema, dándoles trabajo y difundiendo sus productos tejidos. “No hice ninguna labor social cuando fui Miss Perú, lo hacía apartada de la organización. En realidad, nunca me gustó, pues se iba por el lado superficial”, nos confiesa.

Emiliano y Alejandro, sus “maestritos”, han hecho florecer la niña que llevaba dentro. Su vínculo con la naturaleza lo desarrolla junto a ellos en su departamento, donde hace compost y mini huertos. Las constantes preguntas de sus pequeños la inspiraron a escribir en cuarentena “La semilla y la tierra”, un cuento infantil con el que pretende concientizar a más niños para que cuiden el planeta. Para Jimena, el juego es la mejor manera de conectar. “Mis hijos me enseñan que debo alejarme del otro mundo para estar ligada a la naturaleza y me encanta”, alude emocionada.

Otro cuento, aunque esta vez dirigido a un público distinto, es el nuevo proyecto que ronda por la cabeza de la ex modelo. “Quiero escribir sobre cómo ayudar a las madres de niños con Asperger o Autismo, y rescatar la parte bonita de tener un hijo con esa condición. Esto no supone el fin del mundo, ellos tienen su proceso y su forma de ver la vida. Hay que extraer lo más interesante”, comenta. Por lo demás, nuestra invitada admite ser muy crítica con ella misma, pero esto no le impide ser creativa.

Escribe: Valeria Bravo Ocaña