Ahora que pasamos más tiempo en casa debido a la pandemia hemos cambiado nuestra visión sobre los espacios que compartimos. En este sentido, aportamos novedades para el deseo de innovación del hogar.

Arquitectura ecológica

El confinamiento que vivimos nos hizo valorar el mundo exterior. Por eso, la conexión con la naturaleza y su cuidado se percibe en nosotros más que nunca. Por lo tanto, debemos aprovechar el entorno y usar materiales que no contaminen para gastar la menor cantidad de energía posible. 

Hogares minimalistas

Hoy en día, ya no estamos tan pendientes de los artículos ostentosos en el hogar. Nos hemos adaptado a lo simple: un diseño sin tantas decoraciones. Este estilo de vida pretende deshacerse de los elementos innecesarios. 

Colores predominantes

Este año abre paso a nuevas propuestas cromáticas que se asocian a las emociones vividas durante esta pandemia. El color blanco representa la búsqueda de bienestar y calma. Por su parte, los tonos azulejos se asocian con la tecnología: nuestra realidad. Asimismo, el verde terrenal está ligado a la conexión con la naturaleza que se explicó anteriormente y el amarillo orgánico demuestra positividad. 

Cocinas protagonistas

El encierro unió a la mayoría de familias. Se están creando cocinas de mayor tamaño para que sean el eje central de las casas. Un espacio amplio y abierto que sea un centro de encuentro en los hogares. 

Espacios abiertos

Este estilo impide restricciones y permite el aprovechamiento y fluidez entre las estancias del hogar para una mejor comunicación para quienes habitan en la vivienda. Se crean patios interiores, ventanales y balcones.