Franco Cabachi es un bartender estrella muy reconocido en el continente. Actualmente es embajador de Britvic Soft Drinks y, en esta oportunidad, nos contó sobre las bebidas sin alcohol, especialmente la Ginger Beer.

Empezó hace 20 años en el rubro de las bebidas. Inicialmente quería ser chef, pero en aquel entonces pagar una carrera en hotelería era costoso y no tenía las posibilidades. Entonces, optó por la coctelería, donde se estudiaban tres meses y luego salía a la cancha a trabajar. Después se dedicó a la administración hotelera y llevó cursos de marketing para afianzar sus conocimientos en la industria de las bebidas alcohólicas. “La industria abarca muchas cosas, no solo el hecho de mezclar cocteles. Me gusta verlo desde otra perspectiva”, comenta.

Es embajador de la marca Britvic en Latinoamérica. “Perú es el mercado más importante para la empresa y querían que su representante salga de aquí. Me contactaron, pasé algunas pruebas y me di cuenta que estaba ingresando a una de las empresas más grandes en el rubro”, menciona. Solo producen bebidas sin alcohol, aquellas que han estado inmersas en la coctelería desde siempre, en su mayoría las que son refrescantes. “Lo que se está buscando ahora es que la gente las consuma en casa, ya que no pueden ir a bares como antes”, añade.

Una de las bebidas sin alcohol más reconocida es la Ginger Beer. “La de antes no es la misma que la de ahora”, reconoce. En el mundo de esta bebida, comercialmente hablando, existen diversos grados de picor donde ningún nivel es mejor que otro. Cada marca tiene sus procesos de extracción y sabe lo que necesita para destacar. “Lo que las marcas buscan hoy en día es que tenga un sabor diferencial, teniendo como base el kion o jengibre”, agrega.

En el pasado, era mucho más picante y fermentado, pero eso no quita que se puede mezclar con cualquier destilado, lo que le hace ser realmente conocido en la industria de la coctelería. “Es mucho mejor que otras bebidas e incluso puede llegar a convertirse en el próximo Gin Tonic”, confiesa Cabachi. Se popularizó con el cóctel Moscow Mule, uno de los más famosos en el mundo, que contiene Vodka y zumo de limón. Otra bebida relevante es el Dakr & Stormy que presenta como base el Ron, aunque en Perú no es tan común combinar la Ginger Beer con este último. “Definitivamente es relevante en el mercado, un producto que se está fortaleciendo y desarrollando en formatos accesibles al consumidor de casa mediante su presentación en latas”, señala Franco al respecto.

Sin embargo, por el tema del nombre es confundida con la Ginger Ale. “Si bien tienen el jengibre como ingrediente en común, eso no significa que sean lo mismo”, resalta. Mientras que la Ginger Ale es una bebida carbonatada de sabor muy ligero a jengibre y de dulzor medio, Ginger Beer tiene mucha más intensidad. Esto se debe a los métodos de extracción de sabor que utilizan las diferentes marcas. Esta última se suele utilizar mucho en coctelería o mezclado con tu destilado favorito. La Ginger Ale también está inmersa en el rubro, pero en algunos países se suele tomar sola con hielo, sin agregarle alcohol.

Para Cabachi, antes de la pandemia, estábamos viviendo la segunda época de oro en lo que respecta a la coctelería. Desde su punto de vista, hubo un punto de quiebre en el que hemos ingresado a otro escenario, donde se van a comenzar a medir nuevas cosas y la coyuntura económica hace que la creatividad tome vigencia en los bartenders. “Estamos empezando de nuevo”, concluye.

Britvic Mixers es un producto importado y exclusivo de Perufarma.

Encuéntralos en www.perufarma.com.pe

Escribe: Valeria Burga